El boxeo es una actividad que aporta múltiples beneficios en la salud física y emocional. Y es que consigue combinar el ejercicio aeróbico con actividades que potencian la fuerza y la resistencia física y, además, es uno de los deportes más adictivos.

La percepción del boxeo como actividad agresiva y violenta es un concepto que está cambiando gracias a los beneficios que aporta al organismo. Dejando de lado el boxeo competitivo, la práctica de esta disciplina disminuye los riesgos de lesión, incrementa el estado de forma, mejora la salud respiratoria y cardiovascular y acelera la quema de calorías, entre otros.

Antes de subirte al ring y empezar a practicar, recuerda que se trata de un entrenamiento de alto impacto que requiere un importante esfuerzo físico. Por ello, conviene comenzar con ejercicios de calentamiento, como trotar, saltar a la comba, abdominales, flexiones, estiramientos musculares, etc. El boxeo es una actividad en la que todo el cuerpo se pone en movimiento, por ello es importante activar los músculos previamente al inicio de la práctica.  

Si te sigues preguntando por qué deberías incluir el boxeo en tu rutina de entrenamiento, a continuación, te damos 10 razones que te probablemente te acabarán de convencer.

  • Libera tensiones y estrés. el ritmo acelerado del día a día, el trabajo, las rutinas y obligaciones, etc. Toda esa energía, estrés y tensión acumulados en el organismo pueden afectar a nivel físico y sobre todo emocional. El boxeo ayuda a liberar endorfinas, actuando como analgésico natural, mientras se descarga adrenalina en cada uno de los golpes. Es por ello que se trata de uno de los deportes más efectivos y recomendados para aliviar el estrés y prevenir la ansiedad.
  • Mejora la resistencia física. Los ejercicios de alta intensidad que se practican en el boxeo potencian la capacidad aeróbica y la circulación sanguínea. Además, gracias a los movimientos que se realizan a gran velocidad, se trabaja la resistencia anaeróbica, clave para el fortalecimiento de los huesos y la salud articular.
  • Mejora la salud cardiovascular y respiratoria. La práctica de boxeo aumenta la circulación sanguínea y mejora la capacidad del sistema respiratorio, lo que provocará menos sensación de cansancio gracias al trabajo de resistencia. Además, ayuda a mejorar la frecuencia cardíaca en reposo y la resistencia muscular.
  • Quema calorías. En una sesión de boxeo se pueden quemar hasta 700 calorías, dependiendo de la rutina y el ritmo que se ejerzan. Es una actividad cardiovascular con un alto desgaste energético, perfecta para convertirse en un gran aliado cuando el objetivo es quemar calorías.
  • Define y tonifica los músculos. El boxeo te ayuda a mejorar tu condición física, tonificar y definir los músculos y mantenerte saludable. Como cualquier otra actividad física, para conseguir tus objetivos, es conveniente combinar el entrenamiento con una rutina nutricional acorde con tus necesidades, guiada y controlada por un profesional especialista en dietética y nutrición.
  • Trabaja todo el cuerpo. Aunque se usa mucho la parte superior del cuerpo para los movimientos de golpeo, en el boxeo se trabaja todo el cuerpo en general, ya que necesitas tener piernas fuertes y abdominales resistentes. En cada golpe se activa el pectoral y los tríceps, y cuando proteges el rostro con los puños, ejercitas y fortaleces el músculo deltoides, involucrados en caso todos los movimientos funcionales que fortalecen el tren superior: en los desplazamientos, se estimulan los cuádriceps, y al esquivar y atacar se trabaja la musculatura lumbar.
  • Aumenta la confianza y los reflejos. Otro de los beneficios claros del boxeo es el incremento de la autoconfianza y la mejora de los reflejos. Durante la práctica, se trabajan ejercicios para poner a prueba la capacidad de reacción y mejorarla. Además, el afán de superación, el deseo de afrontar nuevos retos y el incremento de autoestima que supone superar los desafíos que se plantean en esta disciplina deportiva, aumentarán tu confianza y seguridad de forma significativa.
  • Mejora la coordinación y la agilidad. Es un deporte que potencia mucho las capacidades. El boxeo mejora el nivel de coordinación entre los diferentes grupos musculares, ayudando a movilizar de manera eficiente los músculos y aumentando la agilidad del cuerpo.
  • Aumenta la fuerza. Con la práctica del boxeo, aumentarás la potencia y la fuerza muscular, gracias al amplio trabajo que se realiza con todo el cuerpo, sobre todo en el tren inferior.
  • Trabaja la autodisciplina. Uno de los beneficios más desconocidos, pero no por ello menos importante. Fruto de la autodisciplina necesaria para ser constante en la práctica del boxeo, desarrollarás aspectos como la responsabilidad, el orden y la paciencia.
  • Actividad apta para todos. Es importante romper el mito. No se trata de un deporte masculino, cada vez más mujeres se apuntan a esta práctica. Y es que cualquier persona puede practicar boxeo que, como toda disciplina, se empieza desde cero y cada uno sigue su propia evolución a medida que avanza en la práctica.