Es muy común que algunas personas que acuden al gimnasio y entrenen por su cuenta, se creen sus propias rutinas de entrenamiento sin los conocimientos ni la formación necesaria que se necesita para ello. Muchas veces copian una planificación de ejercicios de algún amigo o conocido pensando que a ellos les va a funcionar de la misma manera.

Sin embargo, hay que ser muy prudente a la hora de adoptar entrenamientos personalizados de otras personas, ya que cada uno tiene unas necesidades físicas específicas según su fisionomía, estado de forma y de salud. Hacer propio un entrenamiento personalizado de otra persona puede hacernos perder el tiempo y puede afectar directamente a nuestra salud.

Si realmente quieres sacar el máximo rendimiento a tu entrenamiento físico, conociendo y llevando a cabo aquellos ejercicios que mejor se adaptan a tus necesidades, contar con un entrenador personal es la mejor opción. Además de ser la manera más rápida y efectiva de llegar a tus objetivos, el abanico de posibilidades que se abre cuando entrenas de forma personalizada y con un profesional del fitness monitorizando tu evolución son infinitas. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo y descubre las principales ventajas de tener un entrenador personal: 

 

 

• Plan de entrenamiento personalizado. Antes de empezar, el entrenador personal mantendrá una entrevista contigo para conocer tus objetivos y tu historial deportivo y físico que le permitirán diseñar el plan de entrenamiento personalizado. Este plan marcará la técnica, la intensidad y la variedad de ejercicios que más se adecuen a tus objetivos y necesidades.

• Sabes que estás haciendo lo correcto en todo momento. Durante el entrenamiento personal, tu entrenador está dedicado a ti al 100%, y los ejercicios están hechos exclusivamente para tu evolución física. Todas las técnicas que pongas en práctica están pensadas y estudiadas a consciencia por tu entrenador para que saques el máximo partido a tu plan personalizado.

• Se adapta a tus horarios. Es una de las grandes ventajas del entrenamiento personalizado. Con el ritmo frenético del día a día, poder disponer de un entrenador personal cuando a ti te vaya mejor es un valor indiscutible.

• Motivación extra. Está claro que tener un entrenador personal te motiva y te ilusiona, además de ver resultados en menos tiempo. Cuando empieces a ejercitarte con tu entrenador personal verás que cada día es una dinámica diferente. Tu entrenador te conocerá bien y sabrá cuáles son tus límites, por lo que cada día te propondrá técnicas e intensidades distintas para rentabilizar al máximo tu entrenamiento y tu tiempo. Y lo mejor: nunca dejará que te rindas.

• Superación personal. Estar guiado por un entrenador personal no solo hará que mejores tu técnica y tu forma física, sino que cada día será un reto y conseguirá que superes todas las barreras que crees que tienes para conseguir tus objetivos.

• Ahorro de tiempo y dinero. Si estás cansado/a de apuntarte al gimnasio y al cabo de pocas semanas dejar de ir y acabar dándote de baja, contratar un entrenador personal te ayudará a cumplir tu objetivo en menos tiempo, motivándote a seguir el entrenamiento indicado y, en definitiva, haciendo que ahorres el dinero que malgastarías apuntándote una vez más al gimnasio.

• Reduces el riesgo de lesionarte. Con un entrenamiento personalizado aprenderás a realizar los ejercicios físicos de la forma más correcta, con la postura, la intensidad y la fuerza indicadas. Por ello, reducirás mucho más el riesgo de lesionarte que practicándolo por tu cuenta.

Ahora que ya conoces las principales ventajas de contratar un entrenador personal, recuerda que en Metropolitan han iniciado un nuevo Magic Training, un programa intensivo de entrenamiento a medida que te ayudará a conseguir tus objetivos para este verano en tan solo 2 meses. No te pierdas esta oportunidad de realizar 8 sesiones de entrenamiento personal más una novena sesión totalmente gratuita. ¡Solicita más información sin compromiso en tu centro Metropolitan más cercano!