La piel muestra una belleza aparente, el efecto provocado por la polución (contaminación ambiental), los rayos ultravioleta (UV) causantes del envejecimiento y otros, activan a esta piel los llamados radicales libres. La piel como cualquier otra parte del cuerpo necesita del agua para mantenerse hidratada. Este elemento esencial en nuestro organismo, asegura su salud y buena apariencia. El agua es el principal componente de la materia viva. El agua representa entre un 70 y 80% de la composición química de nuestra piel.

El ser humano según su condición física, sexo, edad, estilo de vida y clima en que vive, tiene en promedio un 65% de agua en su cuerpo. Y en el caso específico de la piel, esta ocupa dos tercios de ella. Así regula la temperatura corporal y actúa como medio de transporte de los nutrientes y desechos. Por lo tanto es de vital importancia mantener la piel hidratada, porque cuando falta agua en su capa superficial desaparece la humedad y los lípidos que la conforman.

Es imprescindible mantenerse siempre bien hidratado. Debe tomar una media de dos litros de agua al día y nunca espere a tener sed. Cuando la sensación aparece, significa que la carencia de agua en tu organismo es importante. Este hábito es fundamental cuando haga cualquier ejercicio físico. Por ello, le proponemos un sistema de hidratación específico para el deporte: antes del ejercicio beba dos vasos de líquido (0.5 l). Durante el ejercicio debe beber pequeños sorbos cada 15 minutos. Cuando finalice el ejercicio beba un mínimo de tres vasos de líquido (0.75 l).