¿A quién no le gusta recibir un masaje de vez en cuando? Sobre todo, cuando las contracturas o el estrés hacen de las suyas. De hecho, un masaje a la semana puede ser más beneficioso para la salud de lo que piensas, y en este artículo descubrirás por qué.

Según la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), todo el mundo experimenta estrés y ansiedad de manera cotidiana. Es posible que durante las vacaciones la ansiedad se reduzca y sientas que estás mucho más relajado. Sin embargo, al terminar este periodo de descanso el estrés puede agravarse si no se toman ciertas medidas.

Recibir un masaje por semana es uno de los mejores remedios para volver a la rutina evitando los efectos del frenético ritmo de vida de la ciudad, aunque esta práctica comprende numerosos beneficios. ¿Quieres saber cuáles?

Alivia los dolores y las contracturas musculares

En numerosas ocasiones las contracturas y los dolores musculares están provocados por la actividad diaria, no siempre es necesario sufrir una lesión para que estos dolores aparezcan. En otros casos, las contracturas aparecen debido a una actividad física mal realizada o a algún golpe.

Según el responsable de actividad física de Metropolitan, Francisco Pascual, el dolor muscular suele estar muy relacionado con la práctica deportiva intensa, pero en ocasiones estos dolores pueden ser síntomas de algunas enfermedades.

El tratamiento periódico con masajes evitará que sientas la pesadez, la fatiga y el dolor que provocan estas afecciones de forma diaria y puedas sentirte mejor contigo mismo.

Mejoran el estado de ánimo

La masoterapia es un buen aliado para mejorar el ánimo. El contacto humano con otra persona aporta calidez y protección gracias al calor que transmiten las manos y a su fricción con la piel. Evadirse de los problemas es más fácil cuando tu cuerpo se siente cómodo y relajado.

De hecho, los masajes excitan el sistema nervioso, originando una mejor respuesta motora hacia todo el organismo y mejorando la funcionalidad corporal. Levantar el ánimo con un masaje relajante junto con el aroma de las cremas y aceites empleados para realizarlo es una de las mejores opciones.

Las articulaciones también necesitan ser cuidadas

Los huesos y tendones también sufren daños en el transcurso de la actividad diaria, pero en el caso de las articulaciones el desgaste es mayor. Rodillas, muñecas, tobillos y codos son los grandes afectados por numerosos motivos como caídas, actividad deportiva, obesidad o enfermedades óseas.

La fisioterapia reduce notablemente las dolencias que puedas tener. Además, también provocará que tu elasticidad y capacidad de movimiento mejore e incluso reducirá las posibilidades de volver a sufrir algunos problemas como la tendinitis.

En el servicio de fisioterapia de los gimnasios Metropolitan, un equipo de profesionales con una dilatada experiencia diseñará un tratamiento adaptado a tus necesidades. En poco tiempo notarás los beneficios que conlleva recibir un masaje rutinariamente.

Acércate a tu centro Metropolitan más cercano e infórmate de sus servicios de fisioterapia y osteopatía, entre los que se encuentran la punción seca, la reeducación de la postura global o el masaje deportivo entre otros muchos de diversa funcionalidad.