La llegada del otoño, las lluvias y la bajada de temperaturas suele llevar a las personas a pasar más tiempo en casa, cerrar las ventanas y cobijarse bajo una manta y una taza caliente. Una imagen muy confortable que apetece sobre todo durante las épocas más frías del año. Sin embargo, mantener los diferentes espacios del hogar cerrados puede provocar un efecto negativo para la salud y el bienestar físico y mental de los convivientes.

Si bien es cierto que conviene cerrar las ventanas durante los momentos del día donde la polinización es más intensa, especialmente para las personas alérgicas, los expertos recomiendan ventilar con frecuencia el hogar y poner en práctica otros trucos para purificar el aire y mantenerlo limpio durante todo el día.

Según el último estudio Radiografía de la felicidad en los hogares españoles elaborado por la compañía alemana Vorwek que analiza cuáles son las prioridades a la hora de encontrarse a gusto en el hogar, 7 de cada 10 españoles consideran muy importante la calidad del aire interior de sus casas.

Airear a diario es fundamental, sea la estación del año que sea, pero también existen otros trucos o consejos que puedes poner en práctica para conseguir un ambiente purificado en tu hogar que te ayude a mantener un mayor estado de bienestar físico y mental.

El poder de las plantas

Hacer uso de las plantas de interior es un truco que, además de darle un toque de estilo a tu hogar, conseguirás llenarlo de aire limpio. Las plantas ayudan a eliminar la contaminación ambiental, suprimiendo aquellos microorganismos, olores y partículas tóxicas sostenidas en el aire, especialmente en espacios cerrados. Existen numerosos estudios sobre la capacidad purificadora de algunas plantas como el Poto, la Areca, la Lengua de Tigre o la Cinta. Todas ellas aportan más oxígeno del que consumen y eliminan la mayoría de sustancias contaminantes.

Usa aceites esenciales

Otro truco para gozar de un aire más limpio y puro en casa es hacer uso de aceites esenciales. Algunos de ellos elaborados a base de romero, lavanda, eucalipto, limón, tomillo o árbol de té son perfectos para limpiar y purificar el ambiente en casa. Para facilitar la buena salud e higiene en el hogar, los aceites esenciales evitarán que virus, bacterias u hongos puedan generarse o sobrevivir en un espacio cerrado. Además, aportarás un aroma delicioso a tu hogar, que te ayudará a estar a relajarte y encontrar la calma. Una auténtica experiencia sensorial y purificante.

Apuesta por los materiales y fibras naturales

Aunque no lo creas, existe un gran número de materiales de construcción cuya pintura o pegamentos contienen compuestos orgánicos y químicos que emiten vapores que contaminan el ambiente. Para evitarlo, en este caso, se recomienda usar materiales naturales en el hogar.

Siempre que puedas, elige fibras naturales en los textiles, como lana o algodón; opta por el bambú, el vidrio o el corcho para el mobiliario; y utiliza pinturas ecológicas en las paredes que repelen el polvo y la suciedad, neutralizan los malos olores y eliminan las bacterias de las superficies.