A veces uno cree que sólo es necesario hacer una planificación fisioterapéutica si se encuentra ante una lesión física de gran alcance. Esta concepción es totalmente errónea, puesto que cada vez más investigaciones demuestran hasta qué punto un leve traumatismo o lesión muscular -aparentemente insignificante- puede derivar en patologías arraigadas si no se lleva a cabo un tratamiento de rehabilitación adecuado.

La rehabilitación física es verdaderamente útil para tratar lesiones del aparato locomotor, desde un pequeño esguince en el tobillo hasta una lesión seria de cadera. Su objetivo principal es corregir la lesión y eliminar sus molestias, así como mejorar la calidad de vida de los pacientes.

¿Cuáles son los principales beneficios de una rehabilitación física bien ejecutada?

  • Disminuye o elimina las consecuencias de la lesión: Aunque no todas las lesiones se curan al 100% con un buen tratamiento, la efectividad del mismo alivia, y en muchos casos solventa, el dolor de la lesión, dándole el tiempo necesario al cuerpo para recuperarse y aplicando los protocolos de rehabilitación adecuados.
     
  • Mejora de la fuerza muscular y la movilidad: El parón en el entrenamiento que tiene lugar durante una buena parte del periodo lesivo supone pérdidas de rendimiento a muchos niveles. Además de la masa muscular, la fuerza y las capacidades psicomotrices son las que se ven más afectadas. Es por ello que es esencial dotar al cuerpo de los estímulos necesarios para que vuelva a su condición física habitual con la mayor celeridad posible.
     
  • Previene futuras lesiones: “Prevenir es mejor que curar”. Esta popular expresión sintetiza una de las principales misiones de una buena rehabilitación física. Siempre es necesario hacer un seguimiento hasta que no haya síntomas de ningún tipo, incluso en el periodo de post recuperación.
     
  • Controla el deterioro físico: Especialmente para gente de edad más avanzada es vital llevar a cabo una buena rehabilitación tras una lesión para poder seguir activando el cuerpo, mantener buenos niveles de agilidad y frecuencia cardiovascular, y evitar la oxidación que puede provocar una vida sedentaria.
     
  • Aporta confianza al paciente y le ayuda a perder el miedo a sufrir una nueva lesión: El factor psicológico juega un papel que puede ser determinante para quién está tratándose una lesión. Si el tratamiento da sus frutos y el paciente mejora progresivamente, esto facilitará no sólo su recuperación en el presente, sino que se sentirá confiado para volver a entrenar con normalidad sin agobiarse por una posible recaída.
     
  • Puesto que cada tratamiento de rehabilitación exige una práctica específica, en el área médica de Metropolitan ofrecen una serie de técnicas de rehabilitación más punteras que se realizan en los centros por un equipo de fisioterapeutas expertos, adaptadas a cada objetivo y patología a tratar:
     
  • MASAJE DEPORTIVO: Ideal para prevenir lesiones, incluso antes de que haya cualquier síntoma, el masaje deportivo tiene como principal objetivo preparar la musculatura para la práctica deportiva, manteniéndola en un estado óptimo, ya sea antes del deporte (masaje preparatorio) o después (masaje de recuperación).
     
  • OSTEOPATIA: Es una terapia holística e integral cuyo objetivo es reequilibrar los distintos sistemas del cuerpo humano a través de un abordaje muscular, articular, visceral y nervioso. La principal función de la osteopatía es armonizar al individuo, teniendo presente que toda alteración de la estructura corporal repercute sobre la función de dichas estructuras, dando lugar a síntomas (dolor, falta de movimiento, estrés, cansancio…).
     
  • KINESIOTAPING O VENDAJE NEUROMUSCULAR: Esta técnica japonesa de vendaje actúa sobre el sistema musculo-esquelético y linfático y consiste en aplicar sobre la parte dolorida unas vendas adhesivas que se adaptan a la piel con total elasticidad. Es un método de rehabilitación física muy usado por deportistas, útil contra el dolor y las lesiones musculares.
     
  • PUNCIÓN SECA: Esta es una técnica local invasiva muy eficaz en la que se utiliza una aguja estéril de acupuntura para tratar las lesiones del sistema músculo esquelético o más conocido como puntos gatillo.
     
  • READAPTACIÓN AL EJERCICIO/ RECUPERACIÓN FUNCIONAL: Son el conjunto de tareas y trabajos específico pensados para que se pueda volver a realizar la actividad física con las máximas garantías, asegurando una buena recuperación y evitar así posibles recaídas.
     
  • FIBRÓLISIS DIACUTÁNEA (Ganchos): Es una técnica fisioterapéutica que utiliza unas herramientas parecidas a unos ganchos con finalidad de dar más movilidad a los tejidos, rompiendo adherencias y fibrosis entre músculos, tendones y ligamentos.
     
  • REEDUCACIÓN POSTURAL GLOBAL (RPG): Es un método de fisioterapia suave, progresivo y activo, fundamentado en el estudio y observación de la anatomía, la fisiología y la manera en que enferma el ser humano. A partir de los síntomas que presenta, se diseña un planteamiento global busque y resuelva las causas que los han provocado.
     
  • HIDROTERAPIA O RECUPERACIÓN ACUÁTICA: Basado en el trabajo de recuperación dentro del agua que aprovecha las características beneficiosas de la misma y permite realizar ejercicios de movilidad articular, desarrollo de fuerza y resistencia muscular, acelera los procesos de recuperación en determinadas patologías con total seguridad.
     
  • DIATERMIA (Aparatología): Este tratamiento se fundamenta en el empleo de corrientes eléctricas de alta frecuencia para elevar la temperatura en partes profundas del cuerpo humano con fines terapéuticos. Permite una aceleración en la recuperación en múltiples patologías como tendinopatías, contracturas, esguinces, artrosis, artritis, lumbociatalgias…
     
  • GIMNASIA ABDOMINAL HIPOPRESIVA: La gimnasia abdominal hipopresiva tiene beneficios a nivel abdominal tanto en hombres como en mujeres, recoloca la musculatura profunda, mejora el tono de base y su coactivación. Es perfecta para mitigar o prevenir dolores de espalda, rehabilitar hernias o problemas de suelo pélvico (indicado especialmente para realizar un trabajo óptimo de la musculatura abdominal y pélvica después del parto).

Ante una lesión, antes de autodiagosticarse es necesario descubrir cuál es el tratamiento más adecuado para cada persona, según los objetivos o características de la lesión. Por esta razón, dejarte guiar por un experto en fisioterapia para que valore tus circunstancias de forma personalizada, te ofrecerá unas garantías únicas para recuperarte y salir con éxito de una lesión. Si deseas más información, recuerda que puedes acudir a tu centro Metropolitan y solicitarla sin compromiso o visitar su página web.