Quién no ha escuchado alguna vez la frase "come una manzana al día y te mantendrá alejado del médico". Pero lo que seguramente no hayas oído tanto es que comer frutas y verduras de colores variados puede ser muy beneficioso para nuestra salud.

Y es que muchos de los colores brillantes que vemos en estos alimentos provienen de los fitonutrientes. Estas sustancias contienen una variedad de antioxidantes que proporcionan numerosos beneficios para la salud. Así que, al comer frutas y verduras de colores variados, nos estamos beneficiando de los numerosos fitonutrientes que lleva cada una.

Pero esto no es todo ¿te imaginas poder saber qué beneficios tiene lo que comemos solo con ver el color del alimento? Pues bien, simplemente con ver el color rojo de un tomate puedes saber los beneficios que aporta a la salud. ¿Qué no te lo crees? Sigue leyendo este post y lo averiguarás.

Rojo
Las remolachas, los pimientos rojos, la sandía, los tomates, las cerezas, rábanos: son de color rojo porque contienen licopeno, uno de los antioxidantes más poderosos que se encuentran en la naturaleza. Esta sustancia tiene numerosos beneficios para la salud ya que ayuda a mantener las funciones de la memoria, un corazón y una circulación saludable, además de ser muy bueno para el tracto urinario. También retrasa el envejecimiento de las células en el cuerpo. Varios estudios han demostrado sus beneficios antiaging y su papel en la prevención de los cánceres del tracto digestivo y el cáncer de próstata. Incluso se ha llegado a relacionar con una menor incidencia de ciertos trastornos tan comunes en la actualidad, como la enfermedad de Parkinson.

Amarillo y naranja
Las zanahorias, la calabaza, el melón, el mango, los albaricoques y los cítricos en general: son de color amarillo-naranja porque contienen betacaroteno. Esta sustancia, ya famosa por su capacidad para proteger la piel, también es un potente agente antitumoral y fortalece los sistemas inmunológico y reproductivo, previene el envejecimiento celular y protege la vista.

Verde
¿Sabías por qué el brócoli, el repollo, la remolacha, las espinacas y verduras en general son verdes? porque contienen clorofila. Las verduras verdes contienen gran cantidad de vitaminas, oligoelementos y otras sustancias beneficiosas, como la ya mencionada clorofila, que va muy bien para regular el nivel de colesterol en la sangre y neutralizar toxinas en el organismo.

Violeta
Los frutos y verduras de color violeta ayudan a combatir el envejecimiento, y son muy buenas para el tracto urinario y las funciones de la memoria. Es el caso de las berenjenas, zanahorias moradas, los arándanos o las uvas, que son de color púrpura porque contienen antocianinas, que son antioxidantes y flavonoides que contienen agentes anti-edad. Varios estudios han demostrado, además, la relación entre el consumo de alimentos ricos en flavonoides y una reducción en la tasa de enfermedades cardiovasculares.

Blanquecino
Los ajos, las cebollas, nabos o los rábanos son blancos porque contienen azufre. Está comprobado que los compuestos de azufre y los glucosinolatos (compuestos que contienen glucósido de azufre) son muy beneficiosos para la salud, a través del olfato. Por ejemplo, el olor que notamos al cocinar repollo y el sabor picante del wasabi se deben a unas moléculas complejas, como los indoles y los isotiocinati, que son muy buenas para combatir los trombos, diluyen la sangre, protegen el tejido óseo, reducen el colesterol en la sangre y ayudan a combatir el cáncer.

Así que ya sabes, la próxima vez que vayas al supermercado intenta comprar fijándote en la variedad de colores. Con este truco seguramente acabes cogiendo alguna fruta o verdura que llevabas tiempo sin probar. O incluso si eres de los que no comen muchas frutas y verduras, esto te empujará a hacerlo más a menudo, con los beneficios que eso conlleva para tu salud.