Somos lo que comemos

Cuando eres runner, tu alimentación es clave para garantizar el máximo rendimiento y mantenerte saludable. Los alimentos y bebidas que consumes son los que permiten tener la energía necesaria para entrenar duro y para recuperarte más rápido después de los ejercicios. Además, los alimentos pueden ayudarte a prevenir lesiones, y de esta manera ser constante en tus entrenamientos y tener mayores posibilidades de convertirte en un mejor corredor. Es tan importante llenar tu casa de alimentos nutritivos y saludables como las frutas y las verduras, los frutos secos, etc.

Además, una alimentación alejada de los alimentos basura te ayudará a sentirte más ligero y más saludable y con la energía necesaria para encarar los entrenamientos de la mejor manera.

Evita los excesos, sobre todo en verano

Las mejoras en el rendimiento deportivo (correr más rápido y más kilómetros) se basan en un principio básico: la adaptación. Tu cuerpo se adapta a las exigencias que planteas diariamente, haciéndose más fuerte y eficiente.

Si la exigencia a la que sometes a tu cuerpo en tus entrenamientos es la adecuada, tu cuerpo se adaptará; si exageras, te lesionarás.

Entrenar demasiado duro y demasiado seguido te hará llegar cansado al día de la carrera y así llegarás sin energía a la línea de salida por lo que correrás más lento de lo que podrías.

A “ritmo de carrera”

Los entrenamientos a “ritmo de carrera”, son sesiones donde deberás correr al mismo ritmo que llevarías durante una competición (o aproximadamente), incluyendo cortos periodos de descanso. Los entrenamientos a ritmo de carrera tienen como objetivo principal someter a tu cuerpo a exigencias similares, haciendo que tu cuerpo busque adaptarse a las mismas.  Además, ayudan a tu cerebro a acostumbrarse a las sensaciones de la carrera y así le enseña a manejar mejor la fatiga.

Este tipo de entrenamiento no necesita tener una duración igual a la de la carrera a la que vas a participar, sino que deben tener una duración que estimule la producción de las adaptaciones necesarias. Lamentablemente, muchos corredores llegan al día de la competición sin saber lo que siente correr al ritmo que pretenden moverse durante toda la carrera y el resultado suele ser negativo. Por ello, si deseas maximizar tu rendimiento, no te olvides de incluir entrenamientos a ritmo de carrera en las semanas previas a tu próxima competición.

Recuperación post ejercicio físico

La recuperación posterior a tus entrenamientos es clave para lograr mejorar tus rendimientos y mantenerte libre de lesiones.

Estiramientos, aplicación de hielo local o baños de hielo, dormir y reforzar la alimentación sana, son algunos de los aspectos claves que debes considerar a la hora de elaborar tu rutina de recuperación.

¡No corras!

Son muchos los runners que cometen el error de correr demasiado rápido en cada uno de sus entrenamientos. Sin embargo, para correr rápido una carrera es importante que lo hagas lento buena parte de tus entrenamientos. Incluir entrenamientos lentos dentro de tu preparación para tus carreras, presenta una serie de beneficios esenciales que deberías considerar.

Duerme más

Aunque los entrenamientos y la alimentación son aspectos clave para garantizar el buen rendimiento de los corredores, la cantidad de horas que duermes o dejas de dormir, también afecta tu forma física. Dormir es un acto reparador durante el cual las funciones orgánicas se regeneran y estabilizan, los tejidos se reparan, el sistema nervioso se desarrolla y los procesos mentales se ordenan.

¡Nos vemos en la próxima carrera!