Los oblicuos son, sin duda, un músculo que no debemos olvidar. Su misión es estabilizar el tronco en movimientos de rotación y flexión lateral. Si nos enfocamos en un aspecto más estético seguramente los conozcas porque son los que hacen que se nos marque la famosa V en el abdomen. Como su nombre indica, son los que trabajamos cuando hacemos trabajo cruzado, es decir, trabajamos el lado contrario del que movemos. Los oblicuos están formados por el oblicuo mayor, que es el externo y el menor, que es el interno.

Tener unos oblicuos fuertes nos ayudará a incrementar el control y la estabilidad de la columna. De este modo la comuna soportará mejor las cargas en posición de rotación o inclinaciones laterales, que son posiciones en las que está em situación más vulnerable para soportar cargas.

Para trabajar los oblicuos, hay que hacer ejercicios específicos para esta zona. Cuando hacemos abdominales o planchas tradicionales, trabajamos la zona central del abdomen incidiendo en el resto anterior del abdomen y el transverso. Para los oblicuos debemos hacer abdominales cruzados ya que inciden más en esta musculatura abdominal, por ejemplo, en los Crunch en los que llevemos los codos a las rodillas contrarias, o planchas laterales, con el peso del cuerpo sobre un costado.

Para hacer un buen trabajo abdominal, se recomiendan hacer ejercicios abdominales lo suficientemente variados como para inducir en la distinta musculatura no únicamente en recto abdominal y transverso, sino también oblicuos, que es lo que solemos hacer, por falta de conocimiento o variedad. Podemos incorporar dos y dos, por ejemplo, si vamos a hacer un programa completo que incluya el resto del cuerpo.

Algunos ejercicios para trabajar esta zona pueden ser:

• Plancha lateral: túmbate de lado, con el peso del cuerpo sobre el antebrazo y los pies apoyados en el suelo. Mantén el tronco y las piernas alineados, formando una línea recta. Para descansar, flexiona las rodillas y baja lentamente.

• Press palof: de pie, erguido y con las rodillas levemente flexionadas. Deberás usar una banda para este ejercicio. Acerca y aleja los brazos al frente y a la altura del pecho soportando la resistencia que ofrece la banda que tira perpendicular a tus brazos. Según la base de apoyo cambiará la dificultad; de pie, de rodillas o con una pierna adelantada.

• Crunch 'foot to foot': La posición parte de la clásica de Crunch abdominal sobre una colchoneta, pero te girarás hacia los laterales intentando tocar con la yema de los dedos y los brazos rectos los talones.

Para realizar ejercicios de trabajo abdominal oblicuos, algunos consejos que aplican para todos, es respetar muy bien la postura indicada. Ya sea la espalda recta si estamos en pie, o completamente apoyada si estamos en el suelo, la posición de los brazos, no cruzar las piernas. Todos estos detalles harán primero, que hagamos correctamente los movimientos. Por otro lado, evitarán que nos lesionemos. Cuando trabajamos esta zona, la espalda suele verse perjudicada por no hacer los ejercicios adecuadamente, por eso, respeta las posturas y realiza movimientos lentos y bien marcados, sin gestos bruscos ni inercia, para asegurarte de estar haciéndolo bien y de forma intensa.

Por otro lado, también debemos ser conscientes de nuestras limitaciones. En lo que sea que hagamos, no debemos exigirnos más de la cuenta y estar cómodos haciendo determinada rutina. Piensa que cuanto más duro y aburrido sea el entrenamiento, menos te va a apetecer realizar una nueva sesión. De ahí la importancia en variar el tipo de entrenamiento y realizar actividades que realmente nos gusten. Siempre ten en cuenta qué lesiones o molestias tienes.