Después del agua, el organismo se compone básicamente de proteínas. Es por eso por lo que a veces incluso se las denomina como los ‘elementos básicos de la vida’. Las proteínas son el componente principal de las células, la musculatura y otros tejidos de nuestro cuerpo y representan entre el 10 y el 15% de nuestras necesidades energéticas.

Pueden encontrarse en varios alimentos, como los cereales, las frutas, las legumbres, las verduras y los frutos secos. En concreto, las legumbres son una de las proteínas vegetales más valoradas por los nutricionistas, pero… ¿por qué?

Los profesionales de la nutrición recomiendan incluir legumbres en nuestra dieta, al menos, un par de veces por semana. Es un alimento muy versátil y un gran producto a nivel nutricional por sus propiedades. Además, destacan por su alto contenido en fibra, vitaminas y minerales como el hierro, el calcio o el potasio. Así que debemos apostar por su consumo habitual, si queremos seguir una dieta mediterránea variada.

En el mundo de la nutrición, damos más valor a la calidad que a la cantidad y las legumbres son una proteína de gran calidad. Si bien es cierto que a algunas les faltan aminoácidos (pequeñas partes de la proteína) para ser un alimento 100% completo, se pueden complementar fácilmente con cereales integrales o frutos secos, por ejemplo. Otro consejo a tener en cuenta es reducir el consumo de proteínas animales procesadas y potenciar la ingesta de las vegetales.

Las legumbres son los alimentos vegetales más ricos en proteínas, también sus derivados como el tofu, tempeh, soja texturizada o algunos más novedosos y muy versátiles como quorn o heura. Los frutos secos, las semillas y la levadura de cerveza son alimentos de origen vegetal ricos en proteínas que pueden ser una buena alternativa como complemento para tu dieta.

A pesar de todos sus beneficios, el consumo de estos alimentos está por debajo de lo deseado. A veces el problema es saber cocinarlos, pero hay buenas opciones, como consumir las legumbres que vienen preparadas en supermercados. También existen falsos mitos sobre ellas, como la falsa creencia de que engordan. Las legumbres son muy bajas en grasa (eso si no se incluyen en el potaje con embutidos).

¿Cómo consumir las legumbres?
El recetario de legumbres va mucho más allá de los guisos y potajes. Puedes preparar incluso postres dulces saludables con hortalizas, hamburguesas o patés. Eso sí, trata de evitar los alimentos altamente procesados. Una salchicha, aunque esté hecha de tofu no será más saludable que una de carne de cerdo, ya que ambas son productos alimenticios no saludables.

Lo que comemos afecta al medio ambiente
La elección sobre los alimentos que consumimos es un acto que afecta, y mucho, al medio ambiente. Para alimentar al ganado y producir carne se necesitan muchísimas más hectáreas de terreno y litros de agua que para producir legumbres. Y eso conlleva más combustible, más pesticidas y más fertilizantes. Por lo tanto, incrementar el consumo de proteínas vegetales no solo nos hace un bien a nivel individual, sino que es mucho más sostenible para el planeta.

Si quieres descubrir nuevas formas de cocinar proteína vegetal y quieres saber cuáles son las mejores que puedes incluir en tu dieta, no te pierdas el taller que ofrecemos en Metropolitan Galileo el día 11 de abril donde responderemos muchas cuestiones sobre estos alimentos y podrás degustar algunas recetas que te sorprenderán.