Cuando se habla de los beneficios de la actividad deportiva, es común poner el foco en aquellos que tienen que ver con la mejora de las condiciones físicas (resistencia, flexibilidad, pérdida de grasa corporal, fortalecimiento de la musculatura…) y fisiológicas, como el buen funcionamiento del sistema inmunológico, la prevención de enfermedades, etc. Sin embargo, ¿verdad que cuando practicas un deporte que te gusta, te sientes alegre y motivado/a? Si esto es así es porque el deporte realiza una contribución a la salud mental y emocional muy importante y, a menudo, poco valorada.

Estas son las razones de por qué el deporte es un gran antídoto para mejorar aspectos tanto físicos como psíquicos:

  • Las hormonas de la felicidad: Las endorfinas, popularmente llamadas “hormonas de la felicidad”, son los neurotransmisores responsables del aumento de la sensación de placer y relajación que son claves para el bienestar. La práctica regular de ejercicio físico aumenta los niveles de endorfinas incrementando la sensación de felicidad entre los que lo practican.
     
  • Confianza en ti mismo/a: El deporte es un buen elixir para prevenir y afrontar de forma más sana los retos del día a día. Esto es algo que se puede observar en la gran cantidad de personas, desde aficionados a profesionales de élite, que han superado sus historias personales apoyándose, sobre todo, en el deporte.
     
  • Favorece la socialización: Cuando se comparte un deporte se comparte también la pasión por competir, por lograr un objetivo común, la solidaridad y el compañerismo. Esta sensación de bienestar post-entreno se extiende fuera de gym y favorece la socialización.
     
  • Previene el deterioro de las capacidades cognitivas: Cada día queda más demostrado, gracias a las aportaciones de médicos y científicos, que realizar deporte desde edades tempranas puede ser un antídoto o, al menos, una medida de protección ante enfermedades neurodegenerativas, así como para favorecer el buen funcionamiento de la memoria.
     
  • Aumenta la calidad del sueño: El estrés y el nerviosismo consecuencia de las obligaciones que exige el día a día pueden desembocar en una lucha diaria contra la fatiga que puede provocar insomnio o la falta de un sueño plácido y profundo. El deporte es, en estos casos, un remedio excelente para conseguir un mejor descanso. Gracias al alivio de tensión que se experimenta al hacer actividad física regular es posible despejar la mente y conseguir dormir mejor.

Metropolitan ofrece una amplia variedad de recursos que van desde entrenamientos personalizados, actividades dirigidas, pasando por asesoramiento nutricional y deportivo, hasta servicios médicos y fisioterapéuticos. El equipo de profesionales del tu centro más cercano estará encantado de ayudarte en todo lo que necesites para que consigas tu mejor punto físico y emocional. ¡Acércate a Metropolitan y solicita más información sin compromiso!