Son muchas las organizaciones e instituciones de salud que luchan diariamente para concienciar sobre la importancia de seguir una alimentación equilibrada y saludable.
Si tú también deseas empezar a practicar un estilo de vida saludable es necesario que integres algunas rutinas y hábitos en tu día a día como, por ejemplo, la práctica habitual de ejercicio físico acompañado de una alimentación sana y equilibrada.

Para ponerlo en práctica, lo mejor es incluir en tu dieta, en la medida de lo posible, todos los alimentos contemplados en la pirámide nutricional, pero en las proporciones y en las cantidades adecuadas para mantener en unos niveles óptimos las necesidades nutricionales de tu organismo, siempre en función del ejercicio físico que realices diariamente.

Y es que  el consumo adecuado de nutrientes como, por ejemplo las vitaminas, los minerales y las proteínas son esenciales para el funcionamiento correcto del organismo. Controlando tu dieta mejorarás tu salud, tu bienestar integral, así como tu tu rendimiento deportivo.

Además, llevar una vida activa combinada con una alimentación sana es sinónimo de prevención de ciertas enfermedades. Uno de los motivos por los que pueden aparecer enfermedades como obesidad, la hipertensión, el colesterol o la arterioesclerosis, es por un desorden nutritivo de la dieta.

Si deseas sumarte al carro y mejorar tus hábitos, puedes apoyarte en un equipo profesional de dietistas y nutricionistas titulados y especializados en área clínica y/o deportiva en Metropolitan. Ellos podrán detectarán las necesidades que tienes y fijarán unos objetivos con el fin de diseñar un plan totalmente personalizado para ti.

Olvídate de las llamadas “dietas milagro” que prometen adelgazar rápido o aquellas que se focalizan en la eliminación de líquidos y grasas. No existen. Y no hay más secreto que la práctica de actividad física regular combinada con una alimentación equilibrada y saludable.
 
Cada dieta es única y se adapta a cada persona con un solo objetivo: facilitar la alimentación saludable y proporcionar ideas y cambios constantes de pauta, para que prevalezca el factor motivación de principio a fin. Los especialistas de los centros saben que lo importante es llevar a cabo una dieta equilibrada, con rigor científico, pero sin renunciar al placer de la comida y sin prohibiciones estrictas.

Por último, recuerda que ser conocedor de los aspectos que contribuyen a un buen estado de forma y bienestar, y el hecho de estar abierto a descubrir nuevos hábitos, puede ayudarte a sacar el máximo provecho a tu salud y, en definitiva, a la vida.