Es imprescindible mantenerse siempre bien hidratado. Debe tomar una media de dos litros de agua al día y nunca espere a tener sed. Cuando la sensación aparece, significa que la carencia de agua en tu organismo es importante. Este hábito es fundamental cuando haga cualquier ejercicio físico. Por ello, le proponemos un sistema de hidratación específico para el deporte: Antes del ejercicio beba dos vasos de líquido (0.5 l). Durante el ejercicio debe beber pequeños sorbos cada 15 minutos. Cuando finalice el ejercicio beba un mínimo de tres vasos de líquido (0.75 l).