La tecnología lleva tiempo buscando cómo mejorar nuestro rendimiento deportivo, ya sea a través de estudios biomecánicos o, en el caso de deportistas menos profesionales, mediante los omnipresentes gadgets.

Estos son ya habituales en las pistas de tierra gracias a los runners y en las carreteras gracias a los bikers, pero hasta hace bien poco apenas han tenido presencia en las piscinas. ¿Son los swimmers menos  amigos los gadgets? Para nada, pero hay una razón fundamental que ha limitado su utilización: agua y tecnología no siempre se han llevado bien.

Los nuevos tiempos han sorteado este obstáculo y hoy los swimmers que quieran disfrutar de sus gadgets dentro de la piscina de Metropolitan pueden hacerlo sin ningún problema. A continuación te proponemos cinco juguetes tecnológicos perfectos para tus rutinas bajo el agua:

Sumerge tu música.

El MP3 acuático quizás sea el gadget más popular entre los nadadores. Escuchar tú música bajo el agua mientras avanzas como un delfín supone una sensación inenarrable que debes disfrutar… enseguida. Actualmente hay infinidad de modelos en el mercado, diferentes rangos de precios y funcionalidades, pero en este artículo nos quedaremos con el Finis Duo debido a que funciona por conducción ósea: lleva la música de los huesos al oído interno.

Gafas contra la desorientación.

Nadar en piscina no supone ninguna dificultad más allá del reto físico, basta con seguir las líneas marcadas en el suelo para no salirse del trayecto. Sin embargo, en aguas abiertas es fácil terminar desorientados, nadar sin saber muy bien a dónde. En ese sentido, las gafas onCourse puede ayudarnos a nadar en línea recta dentro del mar gracias a un sistema de Leds parpadeantes.

Relojes para medir el rendimiento.

Los relojes siempre han sido básicos en la práctica de cualquier deporte, pues una de las características que está presente en todas las disciplinas es la del control del tiempo. Éste influye en dos sentidos: o porque la competición dura un tiempo determinado, o porque el tiempo que nosotros establezcamos mide el rendimiento que hemos tenido en competición.

Asimismo, los nuevos relojes funcionan a la manera de los smartphones y no solo aportan la información temporal básica, sino que también añaden otros datos muy interesantes para medir nuestro desempeño en el ejercicio. Por ejemplo, ¿cuántas calorías consumimos? ¿ Qué distancia recorremos? ¿Cuántas pulsaciones tenemos en los picos de esfuerzo? Este último dato es muy relevante a la hora de determinar hasta dónde podemos llegar.

Como ocurre con los MP3 acuáticos, en el mercado hay diversos relojes sumergibles que nos ofrecen múltiples funcionalidades, y sus precios varían según la información aportada. Muchos son compartidos entre runners, bikers y swimmers, pero aquí recomendamos el Swimovate Poolmate 2 por contar con opciones únicas para los nadadores. Una de ellas es el contador de vueltas que das a la piscina de Metropolitan.

El gorro más tecnológico.

Tener un buen entrenamiento es clave para alcanzar las marcas que te propongas y por ello, pese a que en Metropolitan te pueden ayudar nuestros monitores, también existe un gadget que hace la función de coach: el Swimbot.

Este gadget, en forma de gorro inteligente, posee sensores como acelerómetro, giroscopio, un microprocesador, conectividad Bluethooth y Wifi para ampliar tu rendimiento a la vez que te lanza música a sus auriculares integrados. Pero, ¿cómo te entrena? La idea es que toda la información que va extrayéndose de tu gorro se filtra y se utiliza para realizar correcciones sobre la marcha, que se te transmiten mediante audios a través de los auriculares. Por último, el gadget puede aportar instrucciones en 3D antes de comenzar y ofrecer resultados al finalizar cada sesión.

Un entrenador en tu muñeca.

Siguiendo con la tendencia de los entrenadores personales, el último gadget incluído en la lista se llama Swimtag, una pulsera desarrollada para aumentar el rendimiento de los nadadores desde un punto de vista físico pero también psicológico.

¿Y cómo funciona? Cuando se va a utilizar, el swimmer pasa un atarjeta que se vincula a la pulsera en la muñeca, y así se registra de manera individual lo que ocurre en el agua. Con la pulsera puesta, la persona está lista para comenzar a entrenar y recolectar datos de su ejercicio. Toda la información se sube directamente a la nube. Swimtag registra la cantidad de vueltas, las brazadas por minuto, la velocidad y come se utilizan los brazos, buscando así formas de mejorar.

Eso en cuanto al aspecto físico, pero ¿cómo puede mejorar este gadget el apartado psicológico? Bien, la marca también quiere motivar a sus nadadores y para ello creó una comunidad de usuarios en la que se comparten experiencias y se plantean desafíos, sin importar si se conocen personalmente.

Como ves, la piscina se ha tecnologizado. ¿Eres un poco geek y te encanta la natación? Enhorabuena, ¡por fin hay gadgets para ti!