Sufrir un infarto de miocardio o una cirugía de bypass coronario supone un antes y un después en la vida de los pacientes. Patologías tan serias como estas, necesitan de un cambio de hábitos y de estilo de vida entre las personas que las han padecido. Por ello, Metropolitan Iradier y el Centro de Rehabilitación Cardíaca CREC, asociada a la Clínica Corachan de Barcelona, se han aliado para crear un programa educativo de rehabilitación para pacientes con enfermedades cardíacas de la mano de profesionales de la medicina, el deporte, la nutrición, la psicología y la fisioterapia.

Con esta colaboración, Metropolitan y el Centro de Rehabilitación Cardíaca CREC impulsan un servicio pionero en España que ayuda a disminuir el riesgo de recaídas entre los pacientes. Durante 3 meses, aquellos pacientes con enfermedades cardíacas que se adhieren al programa, se ejercitan con sesiones especiales de entrenamiento aeróbico en cinta o bicicleta, diseñadas por el cardiólogo Dr. Larrousse y su equipo, con monitorización cardiológica continua durante las sesiones. Asimismo, durante el programa educativo de prevención, cada paciente cuenta con un entrenador personal que le ayuda a trabajar de forma personalizada los ejercicios de tonificación muscular, además del apoyo constante de un fisioterapeuta para tratar posibles lesiones musculares, correcciones posturales, contracturas o incluso las tiranteces de las cicatrices de la intervención.

Cambio de estilo de vida y superación de barreras

Un estilo de vida saludable puede prevenir todo tipo de enfermedades, sobre todo cardíacas. Por ello, cuando una persona sufre una enfermedad cardiovascular, una de las medidas más comunes que debe tomar es el cambio drástico de estilo de vida. Una dieta equilibrada, hábitos saludables y llevar una vida más activa son claves para la prevención de una recaída en la enfermedad cardíaca.  

A lo largo del programa educativo de rehabilitación cardíaca, activo desde hace un año, también participan nutricionistas para educar a los pacientes en los nuevos hábitos alimenticios que necesitan adoptar, así como un equipo de psicólogos, que les acompaña durante todo el proceso y les dota de estrategias para superar miedos y barreras. 

Monitorización exhaustiva, clave para el éxito

La evolución de los pacientes que participan en el programa educativo de rehabilitación cardíaca impulsado por Metropolitan y CREC está monitorizada de forma exhaustiva por el equipo de médicos especialistas en cardiología. Además, el programa también hace partícipe al paciente, ya que él mismo controla en una agenda de salud su evolución, anotando de forma diaria su peso, alimentación, el tiempo dedicado a la actividad física (además de la frecuencia cardíaca y sensaciones personales). De esta forma, al finalizar la rehabilitación, cada paciente cuenta con un detallado informe de su estado de salud y evolución en cada una de las áreas trabajadas, con pautas y recomendaciones para el futuro.

Desde que se puso en marcha, el programa educativo de rehabilitación cardíaca de Metropolitan y CREC ha contribuido a reducir de forma considerable la mortalidad de los pacientes que han participado en él y ha mejorado significativamente su calidad de vida, modificando los hábitos que contribuyeron a desarrollar la enfermedad.