La Ciudad Condal ofrece diferentes ambientes y paisajes para practicar running: desde edificios históricos hasta parques y avenidas, pudiendo disfrutar de vistas espectaculares tanto al lado del mar como a pie de montaña.

1. El Paseo Marítimo.
La zona de la Barceloneta y todo su paseo hasta llegar al Forum es un espacio dedicado exclusivamente al running y a otras actividades como el patinaje o el skate. Si vives cerca de la playa, a primerísima hora de la mañana el paseo está prácticamente libre para correr y empezar el día en buena forma.

2. La Diagonal.
Si lo tuyo es entrenar de noche, te recomendamos la Diagonal: un espacio plano y asfaltado, en el que al caer la noche y bajar el tráfico se convierte en punto de encuentro para runners en la ciudad. Iniciando el recorrido en la Plaza Francesc Macià y finalizando en el bonito Parque Cervantes, podemos disfrutar de una carrera de cuarenta y cinco minutos.

3. La carretera de les Aigües.
En opciones de montaña, e idealmente en fines de semana si no disponemos de tiempo suficiente para desplazarnos entre semana, la Carretera de les Aigües es el espacio verde que estáis buscando. Un camino de casi 10 kilómetros en la Sierra de Collserola, desde el que podréis disfrutar de las mejores vistas de Barcelona y del Mediterráneo.

4. Parque de la Ciutadella.
Barcelona también ofrece pulmones verdes en plena ciudad para corredores. Quizá el más popular sea el parque de la Ciutadella, que cuenta con uno de los espacios más amplios en la ciudad con algo más de dos kilómetros de recorrido por su interior.

5. Parque Joan Miró.
Por último destacamos el parque Joan Miró, también conocido como Parc de L’Escorxador: un lugar amplio y diáfano con muchas posibilidades para entrenar y correr, justo al lado de Metropolitan Las Arenas. Plataformas a diferentes niveles, escaleras y pequeñas callejuelas y zonas arboladas con pinos harán las delicias de los amantes del Cross Met.