Varios estudios realizados a nivel mundial verifican que un tercio de los adultos no practica la suficiente actividad física, por lo que son identificados como individuos sedentarios. Y es que recientemente se ha descubierto que la falta de actividad física en la vida de las personas puede desencadenar futuros problemas de salud como, por ejemplo, dolencias cardíacas, diabetes, sobrepeso, etc.

Aunque la teoría ya nos la sabemos, debemos ponerla a la práctica. Pero el problema viene si no sabemos por dónde empezar. ¿Necesitas un pequeño empujón para dejar atrás el sedentarismo? Sigue estos 6 consejos y entra en el mundo del deporte. Pero, ¡cuidado! Te avisamos que hacer ejercicio es muy adictivo. ¿Estás preparado? Ponlos en práctica.

1. Organiza tu día a día incluyendo actividad física o deporte. Puede que según tus gustos o tu experiencia en el pasado, haya entrenamientos que te gusten más o menos o que se te den mejor que otros. Por eso existe el programa de entrenamiento, para organizar tus sesiones de gimnasio que mejor se adapten a tu condición física. Verás que, en poco tiempo, conseguirás grandes resultados. Pero eso sí, establece objetivos reales y alcanzables.

2. Si practicas ejercicio moderado 2 veces a la semana, ¿ya no eres sedentario? ¡Correcto! Aun así, no debes presionarte al principio, ya que por experiencia se empieza a ir al gimnasio cada día muchas horas. Este hecho puede provocar lesiones en nuestros músculos y hará que la actividad física sea pesada y una obligación al cabo de poco tiempo. Empieza poco a poco (2 – 3  días a la semana) y luego verás cómo te sientes. Escucha tu cuerpo, es muy sabio.

3. No empieces a hacer deporte sin tomar agua. Hidrátate antes, durante y después de hacer deporte. ¿De qué sirve? Pues mantener nuestro nivel de hidratación elevado evita efectos dañinos en nuestro organismo como, por ejemplo, mareos, descoordinación de movimientos, etc. Otra opción recomendada son las bebidas deportivas, muy buenas para recuperar la energía. 

4. ¿Cómo se sabe que has dejado de ser sedentario? Observando tus progresos en el gimnasio. Márcate un objetivo realista y observa tus logros. Es una estrategia para mantenernos motivados al realizar deporte. Además, podremos ver nuestra evolución y mejora en el gimnasio. 

5. Ten paciencia, los resultados físicos son a largo plazo. Si vas un día al gimnasio, no esperes notar sus beneficios a la mañana siguiente. Hacer ejercicio es sinónimo de ser constante y llevar una buena rutina de entrenamiento. Aunque estemos acostumbrados a conseguir nuestros objetivos a corto plazo, con el deporte nos tenemos que mentalizar que no es así. Eso no significa que hacer ejercicio sea una actividad muy complicada, sino todo lo contrario.

6. Haz campaña contra el sedentarismo, anima a tus amigos a hacer deporte. Ir con tus amigos o conocer alguien en el gimnasio es una manera muy buena de iniciarse en el mundo del deporte. La compañía de otras personas nos hará sentir motivados y podremos compartir gustos e intereses. Y es que ir al gimnasio significa desconexión de la rutina sedentaria de cada semana.

Esto es solo el principio, pero los inicios nuevos siempre nos hacen sentir motivados y con mucha energía. Empieza ahora para sentirte mejor en un futuro. Verás que hacer deporte no solo es bueno para ponerte en buena forma física, sino que también es positivo a nivel psicológico. ¡Sigue nuestros consejos y danos tu opinión como deportista!