Si corres habitualmente es probable que alguna vez hayas sufrido dolor en alguna zona del tren inferior de tu cuerpo. Cuando corremos las piernas hacen un esfuerzo considerable y por ello es necesario prevenirnos de posibles lesiones musculares si queremos entrenar en condiciones óptimas.

Cada vez más los estudios demuestran la eficacia terapéutica de los masajes deportivos como métodos para minimizar el riesgo de lesión, así como para favorecer una adecuada recuperación muscular. Los masajes deportivos son muy aconsejables para corredores, ya sea a nivel competitivo o sólo entrenamiento. Además, ayudan a eliminar toxinas, retrasar la fatiga y relajar la musculatura tras periodos de actividad física intensa.

Los expertos aconsejan realizar los masajes antes o después del ejercicio, una vez cada quince días aproximadamente. Sin embargo, esto dependerá en gran medida de la frecuencia y de la intensidad de cada corredor. Si el masaje se realiza antes del entrenamiento los músculos van a estar relajados, logrando así que la fascia que recubre los músculos vuelva a su estado normal, consiguiendo un entrenamiento más eficiente. Si los masajes se aplican posteriormente al entreno, además de distender la musculatura promueven una recuperación más rápida de la misma.

Hay muchos corredores que también optan por preparar a sus músculos -a través de los masajes- antes de una competición. Y para ellos también hay una gran recomendación: es indispensable que se realicen 3 o 4 días antes, puesto que, si se hace más cercano a la fecha de la carrera, los músculos estarán demasiado relajados, generando que la contracción muscular no sea tan fuerte como se espera.

Otro de los grandes beneficios del masaje deportivo está la mejora de la flexibilidad muscular. Aunque a veces se tienda a no prestarle demasiada importancia, tener un buen nivel de flexibilidad es fundamental para la práctica deportiva, y en especial para el running. Y es que favorecer la flexibilidad mediante el masaje deportivo nos ayudará a desarrollar una mejor longitud muscular, así como incrementar el rango de movimiento articular. Hay que pensar que cuando más corto sea el recorrido que realizan las articulaciones, más tensión muscular tiende acumularse. Esto supone que, con el paso del tiempo, las articulaciones se sobrecarguen y el riesgo de lesión se cada vez mayor.

¿Cuándo es el mejor momento recibir un masaje deportivo?

Desde Club Metropolitan ofrecen diferentes tipos de masaje deportivo orientados cada persona según su objetivo. Desde el Área Médica de Metropolitan aconsejan 3 posibles tratamientos para runners:

  • Previo a la competición: Generalmente se realiza un masaje de menor profundidad hasta siete días antes del evento. Es de gran utilizad para estirar y relajar los músculos en la preparación para una carrera.
     
  • Posterior a la competición: El masaje después de la competición nos ayudará a proporcionar al cuerpo una recuperación eficaz. Además, aligerar y destensar la musculatura y las articulaciones cargadas por el esfuerzo, nos permitirá eliminar los residuos producidos por el cuerpo, y ayudar a reducir el dolor muscular de inicio tardío (DOMS) que suele aparecer después de una actividad física intensa con movimientos excéntricos.  Lo ideal es recibirlo entre dos y tres días después de la carrera.
     
  • De mantenimiento: Muy útil para corredores habituales, permitirá a los músculos estar en buena forma, además de prevenir posibles lesiones. Los especialistas recomiendan aplicarse el masaje una vez cada cuatro semanas aproximadamente.

Recuerda que todos los profesionales del Área Médica de Metropolitan son especialistas en medicina de la Educación Física y el Deporte. Si tienes cualquier duda sobre qué servicio de fisioterapia o tipo de masaje deportivo te conviene según tu estado de forma y objetivos, puedes asesorarte en tu centro más cercano o consultarlo en la web de Metropolitan.