Amantes de los desafíos y las apuestas, los vascos muestran cada año al mundo sus superpoderes con el Herri Kirolak (deporte rural vasco). Los trabajos rutinarios de la dura vida en el monte y en los caseríos se convierten en auténticos deportes a través de una competición moderna para la que se necesita una gran preparación. ¿Te atreves, Metropolitan?

También conocido como H18K, el Herri Kirolak está formado por una sucesión de 18 pruebas inspiradas en el medio rural que ponen a prueba la fuerza, la resistencia y la pericia de los participantes de una forma única. Entre las pruebas de esta competición destacan: la siega, el levantamiento de carretas, el lanzamiento de fardos, el arrastre de bueyes, las carreras de sacos, las carreras de txingas y, por supuesto, la más popular de todas, ¡el levantamiento de piedras! Por cierto, ¿te imaginas hasta dónde ha llegado esta última actividad? ¡Hasta Tahití! ¿Quieres saber más sobre las actividades del Herri Kirolak? ¡Empezamos!

  • Harrijasotze (levantamiento de piedras). Seguro que más de uno, a estas alturas, se estará preguntando por el tamaño de la piedra más grande jamás levantada. El récord absoluto lo tiene, desde el año 2001, el navarro Mikel Saralegi. Hasta el momento, nadie ha conseguido superarle. También existen pruebas de levantamiento y de resistencia, hay quien consiguió elevar una roca de 100 kg mil veces y ¡en menos de 5 horas! Otra cosa es hacerlo con piedras irregulares, es decir, no preparadas para el levantamiento, ahí la cosa se complica y mucho. El límite está en 223 kg. Pero cuidado, no vale cualquier tipo de piedra y las reglas son bastante estrictas. Por otra parte, levantar piedras no es sólo cosa de hombres, ni mucho menos, también participan mujeres.
     

Quizá, el levantamiento de piedra sea la más vistosa, conocida e internacional de todas las pruebas del deporte rural vasco, tanto que hasta en Tahití tienen su propia competición, pero las reglas son diferentes y las piedras nunca pesan más de 160 kg.

  • Sega jokoa. Sin embargo, en la vida en el caserío, como en el deporte, no todo es fuerza. Resistencia, agilidad, coordinación y precisión… La mejor prueba se encuentra en tareas agrícolas como la siega de la hierba, tan necesaria para dar de comer al ganado. Por su orografía de empinadas laderas y profundos valles, en algunos rincones de Euskadi no ha sido posible introducir medios mecánicos y es por eso por lo que la siega manual se ha mantenido prácticamente hasta hoy e, incluso, se ha convertido en competición. Gana el segalari que acaba antes, o más bien, el que recoge una mayor cantidad en un tiempo determinado. Se mide al peso. Resistencia y mucha técnica para manejar una guadaña muy especial. Su hoja mide 1,24 metros para abarcar una mayor superficie.

También hay otros ejercicios muy duros, en los que intervienen un gran número de grupos musculares, como los siguientes:

  • Aizkora proba y Trontza-zerra: el corte de troncos forma parte imprescindible del Herri Kirolak y se realiza de dos formas muy tradicionales: con hacha y con tronzadora. La más espectacular, sin duda, es la primera. Madera maciza de haya, frecuente en los paisajes de Euskadi con un grosor mínimo de 0,8 metros y máximo de 2,5 m., a la que los Aizkolaris se enfrentan con la única ayuda de sus afiladas hachas. Sólo el hacha pesa 2,8 kg. Impresionante ver la técnica y como los trozos de madera se van desprendiendo del tronco al monótono ritmo que marcan sus secos golpes. La segunda modalidad se realiza por parejas con una sierra manual o tronza y ya no se trata sólo de serrar en el menor tiempo posible, si no de hacerlo con precisión. Los cortes deben tener el grosor exacto que haya establecido la organización. Rectos, uniformes y perfectos, así tienen que quedar los bloques de madera.

Por si todo esto fuera poco, las disciplinas del Herri Kirolak no acaban aquí y combinando, fuerza, agilidad, resistencia y flexibilidad, con los trabajos del día a día en el campo no podían faltar otras como la recolección en la recogida de mazorcas, los barrenadores inspirados en los trabajos de las zonas mineras, el almacenamiento con los lanzamientos de fardos, el arrastre de bueyes, o los arriesgados levantamientos de carreta y hasta de yunques.

¿Buscas nuevos retos? Prepárate para competir en el Herri Kirolak, conviértete en un/a superhuman en Metropolitan. ¡Te esperamos!