El verano acaba de aterrizar para quedarse unos meses en nuestras vidas. Si vas de vacaciones y tienes que viajar, no olvides estos tips para no perder el estilo y ¡la compostura!

 

  • Emplea el tiempo de tu viaje de una forma inteligente. Descansa un poco. Tienes una oportunidad de lujo para que no te molesten durante unas horas y puedas librarte del estrés. Tómate tiempo para pensar.
     
  • Bebe mucha agua: ayuda a superar el jet lag y la deshidratación y además da a la piel apariencia fresca.
     
  • Las gafas de sol completan cualquier tipo de conjunto y te cubren las espaldas si no has podido dormir nada a bordo.
     
  • Los estilismos más cómodos, sin perder estilo, son los más deportivos. Ya sea con pantalones o con chándal directamente, combínalos con jerséis o camisas, acertarás además de sentirte muy cómodo/a.
     
  • El reloj es un elemento básico en el armario de cualquier persona que viaja, pues es fácil desorientarse con los cambios de hora, por tanto, el reloj será tu más fiel compañero. Tan pronto como “embarques”, pon en hora tu reloj de acuerdo con el “uso horario” al que viajas y trata de comer y dormir durante el viaje ajustándote a esa nueva hora.
     
  • Mete en tu neceser todo lo imprescindible para tu aseo. (Una bolsa con cremallera también podría servir). Compra desodorante, pasta de dientes, y lo que necesites en formato mini para el viaje en lugar de utilizar lo que ya tienes en casa. Es un gasto mínimo y te ahorrará la frustración de tener que deshacer la maleta perfectamente ya hecha porque metiste el único bote de desodorante que tienes y ahora necesitas utilizarlo.
     
  • Llévate un cargador para el teléfono de más. Si viajas con varios cargadores para varios dispositivos, y casi seguro que éste es tu caso, mete todos los cables en una bolsita con cordón o en un pequeño neceser. Una buena organización significa una menor probabilidad de perder algo.
     
  • Viaja con la piel limpia e hidratada, e incluye en tu neceser de mano un pequeño spray para refrescarte durante el trayecto, ya sea por tierra, mar o aire.
     
  • Estiramientos. Cada hora deberías levantarte de tu asiento, estirar las piernas y hacer al menos 30 segundos o un minuto de ejercicio para activar la circulación sanguínea estirando los brazos por detrás de la cabeza y moviendo las manos como si estuvieras tocando un piano imaginario. Tres maneras sencillas de estirar sin necesidad de levantarse del asiento: una torsión espinal sentada; una inclinación hacia delante y mover el cuello lentamente, cinco veces en cada dirección.

Si quieres que tus viajes marquen tu estilo y tendencia externa, no olvides de cumplir, al menos, la mitad de estos consejos. ¡Bon voyage!