Dedicar unos minutos a relajar el físico y la mente en la piscina o en el spa de tu gimnasio después de una buena sesión de entrenamiento, se ha convertido en una placentera experiencia que muchas personas han incorporado como parte importante de su rutina diaria. ¡Y no es para menos!

Además de la sensación de calma y relax que la piscina o el spa pueden proporcionarnos, existen una serie de beneficios físicos que pueden evitar o prevenir de posibles lesiones musculares. Los gimnasios con piscina y spa urbano en madrid de Metropolitan están equipados con las más innovadoras instalaciones para facilitar un servicio integral orientado al bienestar, gracias a los circuitos spa más completos de la ciudad.

Las ventajas de entrenar en un gimnasio con piscina

Si siempre has escuchado que la natación es uno de los deportes más completos no es por casualidad. El agua es un lugar para tonificar la musculatura y activar intensamente el sistema cardiovascular. Estas son las principales ventajas y beneficios del entrenamiento en el agua:

Reduce el impacto sobre nuestras articulaciones: A diferencia de otros deportes, cuando sumergimos nuestro cuerpo en el agua evitamos que sufra el impacto con superficies que acentúan el desgaste de los cartílagos y en las articulaciones.

Por esta razón las clases de natación o actividades acuáticas suelen ser perfectas para períodos de rehabilitación muscular, ya que el agua permite ejercer un mayor control sobre los ejercicios que implican mejorar la resistencia y la flexibilidad.  
  
Mayor quema de calorías: Al implicar muchos grupos musculares, el esfuerzo sobre el conjunto del cuerpo puede llegar a ser cinco o seis veces mayor que en deportes donde se focalizan más los músculos a trabajar. Aunque la cantidad de calorías quemadas es relativa a muchos factores fisiológicos que dependen de cada persona, se estima que en clases de actividades acuáticas como el aquagym pueden quemarse alrededor de 500 o 600 calorías.

Refuerza el sistema cardiopulmonar: Si bien es cierto que llevar a cabo una buena respiración durante la actividad física es esencial para cualquier deporte, en el caso de la natación es todavía más necesario dominar la técnica respiratoria para realizar un entrenamiento con garantías. Para ello, las clases de natación pueden ser de gran utilidad, pues la mejora del consumo de oxígeno llega hasta un 10% y favorece la circulación sanguínea, lo que se que se traduce en la disminución de la frecuencia cardíaca y en un aumento de la resistencia cardiorrespiratoria.

Mejora la flexibilidad: Al implicar casi todos nuestros grupos musculares (especialmente las articulaciones) realizamos movimientos con un amplio recorrido que nos permiten ganar flexibilidad, a la vez que reforzar y proteger músculos y articulaciones. La natación es altamente recomendable para personas que sufren dolores de espalda, lumbares, hernias o problemas de cadera, entre muchos otros.

Beneficios psicológicos: El simple hecho de meter el cuerpo en el agua produce una sensación de relajación y reducción del estrés, lo que a su vez tiene efectos de calma y bienestar mental. Y si, además la musculatura realiza esfuerzos, provoca una tensión que finalmente hace que los músculos se relajen haciéndonos sentir más ágiles y ligeros.

Relajación y bienestar siempre que quieras

Los Clubs Metropolitan en Madrid de Abascal, Eurobuilding y Palacio Santa Ana disponen de los más avanzados equipamientos en tratamientos de spa y belleza para brindar la mejor experiencia de la forma más personalizada.


Además de las populares piscinas de hidromasajes y saunas, las cuales son de gran utilidad terapéutica como reductoras del estrés, la ansiedad o el insomnio; y como promotoras del flujo sanguíneo, de la eliminación de toxinas y apertura de las vías respiratorias, en los gimnasios con spa en Madrid de Metropolitan existen otras singulares y beneficiosas alternativas:

Bancos de burbujas: Son un remedio natural muy eficaz para desconectar de las tensiones musculares. Ayudan a estimular la circulación arterial, relajar el cuerpo, descansar mejor, estimular la circulación arterial y facilitar la eliminación de toxinas.

Cascadas: La presión del agua funciona como un tonificador y relajante masaje que ayuda a mejorar la circulación sanguínea.

Baño turco: Un espacio de calor húmedo, con vapor de agua y donde la temperatura suele estar entorno a los 40º, sin exceder nunca los 70º. Ayuda a eliminar toxinas, bacterias e impurezas. Además, tonifica, relaja e hidrata la piel, entre otros beneficios.

Camas de agua: Relajan y estimulan la musculatura a través de la presión que ejercen las burbujas.

Duchas bitérmicas: Gracias al contraste entre aguas frías y calientes, esta alternancia de duchas permite estimular el sistema circulatorio y relajar la musculatura.

Ducha cubo: Volcando un cubo de agua a baja temperatura sobre el cuerpo se produce un estímulo térmico que mejora la circulación sanguínea.

Chorros cervicales: La hidroterapia (o chorros de agua) estimula la circulación sanguínea, alivia tensiones musculares y produce una gran relajación.

Ducha nebulizada: Un estimulante baño de agua pulverizada que refresca y facilita la recuperación de la temperatura corporal después de un baño de vapor.

Fuente de hielo: tras disfrutar de la experiencia de la sauna o el baño turco, esta fuente de frío helado ayuda a tonificar, relajar y refrescar el cuerpo.

Zonas de relajación: un espacio idóneo para entrar en un estado de armonía y tranquilidad, antes o después de experimentar sensaciones en el circuito de agua.

Además de las zonas con piscina y spa, en los gimnasios Metropolitan de Madrid encontrarás una gran variedad de tratamientos de belleza y servicios de masajes para tu bienestar integral. Tratamientos novedosos y únicos para todas aquellas personas que deseen disfrutarlos sin necesidad de estar abonadas al club. ¡Pruébalos!