En una sociedad acelerada, hiperracional y supeditada a la productividad y al éxito, priorizar el bienestar emocional ya es un gran paso. Hoy en día ya no todo reside en el físico y en los resultados visibles sino que la mente ocupa un lugar importante y por ello debemos protegerla. En este sentido la fortaleza mental y la motivación hay que entrenarlas como cuando queremos correr a un ritmo determinado.

Aunque suene a tópico, el solo hecho de estar convencidos de que somos capaces de hacer algo, influirá muy positivamente en nuestro cuerpo a la hora de lograrlo. Cuando hablamos de mente y deporte, debemos saber que una mente fuerte nos ayudará a esforzarnos y ser constantes en el entrenamiento, y si realizamos deporte conscientemente esto nos ayuda a mejorar la salud de la mente.

Hoy en día el deporte es una de las vías de escape más utilizada para desconectar de la rutina diaria, marcada por las preocupaciones laborales y personales. Actualmente no paramos de escuchar y leer en diferentes medios que el deporte es una de las mejores formas de combatir el estrés y la ansiedad cada vez más visible en nuestra sociedad, y es que las endorfinas que genera nuestro cerebro cuando realizamos ejercicio ayudan a generar un estado de mayor felicidad y euforia.

El top 3 de las actividades que más ayudan a combatir la ansiedad

No existe un deporte mejor o más reparador sino que la mejor actividad deportiva para combatir la ansiedad depende de cada caso, pues cada persona se siente mejor practicando un deporte u otro.

  • Optar por el HIIT o LISS es decir la consecución o repetición de trabajos aeróbicos a la máxima intensidad o por el contrario trabajo aeróbico a una baja o suave intensidad constante.
     
  • Actividades de carácter aeróbico como el running o la natación, las cuales mejoran la circulación sanguínea y la capacidad cardiovascular y facilitan un mejor descanso. Además, en Metropolitan contamos con el Running Club, actividades que promueven la práctica deportiva en grupo y que contribuyen a aumentar las relaciones sociales mitigando los efectos de la ansiedad.
     
  • Actividades de menor intensidad, el yoga, no importa la modalidad, es recomendable en este caso porque ayuda a controlar la respiración, ganar consciencia sobre el cuerpo y gestionar y enfocar de manera positiva el día a día.

¿Cómo actúa el ejercicio físico sobre nuestra mente?

Cuando nos ejercitamos se produce una secreción de endorfinas, conocidas como hormonas de la felicidad. Se trata de neurotransmisores que actúan a nivel cerebral generando una sensación de bienestar. La práctica deportiva además de disminuir los síntomas de la ansiedad mejorar la circulación sanguínea y la capacidad cardiovascular. Del mismo modo mejora la capacidad de concentración y facilita un mayor control de los impulsos.

Hemos de realizar el deporte o actividad física que más nos guste o que menos nos cueste. Muchas veces no depende del cuánto, si no del qué y cómo hacemos esa actividad.

En ocasiones y más si nos estamos iniciando en el mundo del deporte acudir a un club y contar con la ayuda de un profesional nos ayudará a valorar si estamos realizando un entrenamiento ajustado a nuestra condición física y si nos estamos esforzando lo suficientemente y descansados o no pues todo esto puede repercutir negativamente en el rendimiento deportivo. Por último, es importante evaluar si la disciplina deportiva que se ha decidido practicar es la más adecuada en función tanto de los gustos como de los objetivos incluso tener en cuenta los mejores horarios de entreno principalmente si existe insomnio o trastorno del sueño.