Si eres aficionado a este deporte o estás iniciándote tranquilo, no estamos aquí para asustarte y que pienses que esquiar es solo para atletas, pero si de verdad quieres sacarle el máximo partido a las pistas este invierno te recomendamos algunos ejercicios que te ayudarán a estar en forma, disfrutar de tu deporte favorito y reducir el riesgo de lesiones.

Ten en cuenta que una buena condición física disminuirá la fatiga, permitiéndote aguantar en las pistas todo el día. Trabajar las piernas y los abdominales mejorará tu rendimiento mientras te deslizas por la nieve.

Por eso, hoy te recomendamos algunos ejercicios que puedes hacer para preparar tus jornadas de esquí, independientemente de que seas un esquiador experto o principiante:

Ejercicios de abdominales y lumbar
El esquí requiere estar en una posición semi flexionada, con el peso repartido uniformemente sobre los esquís, por lo que la fuerza abdominal y del tronco inferior son muy importantes a nivel estabilizador. El pilates o el yoga te ayudarán a desarrollar la fuerza y la estabilidad de esta parte del cuerpo mejor que ningún otro ejercicio.
Además, es importante que practiques la posición. Para ello, flexiona las rodillas y mantén el peso hacia adelante. Es importante no inclinarse hacia atrás o descansar el peso sobre los talones. Al entrenar esta posición regularmente activarás los músculos que usas cuando esquías y notarás un mayor control y estabilidad cuando te lances por las pistas.

Fortalecer las piernas
El tren inferior es la parte del cuerpo que más activas cuando esquías por lo que unas piernas fuertes no sólo te ayudarán a resistir más las largas jornadas de esquí, sino que también te evitarán muchas agujetas.

Prepara los músculos del tren inferior con sentadillas con las dos piernas en el suelo y después una pierna, ¡verás lo efectivas que son! También prueba a aplicar todo tu peso corporal directamente sobre estas para activar cuádriceps, femorales y gemelos. Otro ejercicio muy efectivo es caminar cuesta arriba hacia atrás: parece una locura, pero es ideal para trabajar los tobillos y las pantorrillas.

Una buena forma de trabajar el equilibrio y la fuerza de las piernas es manteniendo el peso corporal con una pierna, justo debajo del cuerpo y lanzando la otra pierna en movimientos laterales lo más lejos posible y volviendo al centro. Probar con ambas piernas. También vienen bien los ejercicios con el fitball para realizar una combinación de movimientos de equilibrio de piernas, espalda y brazos.

Haz cardio
Salir a correr por la montaña, hacer bici de montaña o nadar son deportes muy buenos para para ganar en resistencia cuando esquíes. Ten en cuenta que al hacer ejercicio en altura el oxígeno y tu capacidad pulmonar serán fundamentales para aguantar el ritmo.

Trabaja la flexibilidad
La flexibilidad es muy importante a la hora de esquiar. Unos buenos estiramientos te ayudarán a descongestionar los músculos sobre todo cuando estás bajo temperaturas muy frías.

Algunas posiciones para estirar bien los músculos son: acostarse boca abajo en el suelo levantando los brazos y los pies, hacia el techo. No olvides apretar los glúteos. Aguanta la posición y repite. Después colócate boca arriba y lleva una rodilla hacia el pecho. Aguanta la posición y repite hacia el otro lado. Prueba también a sentarte en el suelo con una pierna estirada.

Con estos ejercicios estarás listo para aguantar perfectamente los días de nieve y esquí. ¡Ah! Y para motivarte recuerda que te estás preparando para hacer tu deporte favorito.