¿Ya has estrenado la temporada de esquí? Son muchos los que deciden reservar los fines de semana para escaparse a la montaña y practicar el deporte de invierno por excelencia. Y es que el esquí o el snowboard como deportes tienen unas características psicológicas y emocionales que no tienen otras modalidades: son la terapia ideal para envolverte de naturaleza y evadirte del estrés y la rutina del día a día. 

Si aún no has empezado y todavía tienes tiempo de calentar motores, es recomendable realizar unos cuantos ejercicios específicos para reforzar las zonas musculares más utilizadas en la práctica del esquí. Puedes ir practicando algunos de ellos de forma diaria, ya que te ayudarán a fortalecer las piernas y los brazos y encontrarte, una vez allí, en lo alto de la pista, con energía y la capacidad física suficiente para esquiar aprovechando hasta el último minuto.

Por ello, antes de saltar a la pista con toda tu equipación, es importante que preparares tu forma física, del mismo modo en el que un corredor lo hace antes de realizar una carrera. Así, además de mejorar el rendimiento, podrás evitar posibles lesiones.

Toma nota de estos ejercicios con los que prepararte para esquiar sin riesgos:

Entrena tus cuádriceps
El cuádriceps es el músculo más voluminoso de la parte anterior del muslo. Recibe este nombre porque está compuesto por cuatro vientres musculares. Este grupo de músculos es el que más trabaja en la práctica del esquí porque son los que posibilitan la flexión e inclinación del cuerpo.

Entre los ejercicios de entrenamiento para esquiar, puedes poner en práctica unas sentadillas o squads. Coloca las piernas ligeramente separadas (para mantener el equilibrio) y los pies mirando un poco hacia afuera. A la hora de hacer las sentadillas, las piernas y las rodillas deben formar un ángulo recto. Recuerda que debes tener la espalda recta, el abdomen duro y las rodillas no deben sobresalir a los dedos de los pies. Puedes realizar series de 10 con descansos de 1 a 3 minutos.

Ejercita los gemelos
En la práctica del esquí, los gemelos sufren considerablemente como consecuencia de la tensión a la que se ve sometida el cuerpo por la postura. Algunos ejercicios destinados a fortalecer esta parte del cuerpo consisten en elevar los talones. Solo tienes que apoyar la punta del pie en una superficie elevada e inclinarte hacia delante con el fin de estirar la parte posterior. Repite este ejercicio con cada uno de los pies. Recuerda que los ejercicios para fortalecer los gemelos son fundamentales antes de empezar la temporada.

Fortalece tus glúteos
Con este ejercicio, además de los glúteos, fortalecerás y tonificarás las piernas y caderas, y mejorarás la flexibilidad. Para ponerlo en práctica puedes usar un escalón, un taburete, un step o cualquier objeto que sirva como peldaño. No debe ser muy alto para no encorvar la espalda demasiado y poderla mantener recta. Mira hacia el frente y pon el abdomen duro. Al subir el escalón la pierna contraria debe quedar flexionada y con la rodilla hacia el techo. Puedes realizar series de 10 con descansos de 1 a 3 minutos.

Calienta y estira
El calentamiento y los estiramientos posteriores a la realización de estos ejercicios son necesarios ya que te evitarán esas agujetas tan molestas que aparecen después de forzar algún músculo del cuerpo que no sueles ejercitar. Además de calentar antes de realizar tu entrenamiento, es recomendable calentar antes de esquiar. Puedes realizar estos mismos ejercicios antes de subirte a los esquíes para preparar tu musculatura para la sesión. 

Y recuerda, en los centros Metropolitan encontrarás las mejores instalaciones con las últimas novedades en equipamientos y tecnologías para poner en práctica estos ejercicios y mucho más. Además, el servicio de Entrenamiento Personal de Metropolitan te ayudará a diseñar rutinas de ejercicios a medida según tus necesidades, además de corregir la postura y ayudarte sobre cómo mejorar tu rendimiento para afrontar una nueva temporada de esquí con éxito.