El verano de la “nueva normalidad” está a la vuelta de la esquina. Este año se vivirá un verano atípico, aunque no menos placentero. La actual situación cambiará, en gran medida, la forma de viajar y de hacer turismo, pero, por otra parte, puede ser una gran oportunidad para conocer algunos lugares del país que muchos todavía no conocen.

Este año se augura un auge del turismo nacional. A partir de la fase 2 de la desescalada ya se permite reabrir las playas al baño y las localidades con playa deberán respetar un aforo máximo y la distancia de seguridad entre bañistas. Sin embargo, con las nuevas restricciones, muchos turistas van a optar por el turismo rural como destino de vacaciones para evitar aglomeraciones y encontrar la calma y la tranquilidad tan ansiadas.

El turismo rural, una interesante alternativa para el verano 2020
Los destinos rurales o de montaña ofrecen una gran variedad de actividades y alternativas para disfrutar de unas vacaciones en pareja, con amigos o en familia. Las casas rurales suelen estar alejadas de las grandes poblaciones, con lo que se consigue huir del turismo masivo y desconectar de la rutina y el estrés de la gran ciudad.

Además, optando por el turismo rural se puede disfrutar de un gran número de actividades como el senderismo, el ciclismo, la escalada o la equitación. Alternativas que ofrecen conexión con la naturaleza, la calma y la tranquilidad. Un combo perfecto para unas vacaciones diferentes.

1. Valle de Arán: Situado en los Pirineos y orientado a Francia, es un lugar famoso por sus paisajes de alta montaña, sus ríos, sus lagos y la fauna y flora que puedes encontrar en todo el territorio. Además, los más de 30 pueblecitos de montaña distribuidos por todo el valle te dejarán sin palabras. La vida y cultura de montaña se respira en cada uno de los rincones de este valle, un lugar perfecto para disfrutar tanto en invierno como en verano.

2. Picos de Europa: Otro de los destinos rurales más prestigiosos del territorio español está situado en la Cordillera Cantábrica. Se trata de un macizo montañoso no muy extenso, pero su cercanía al mar hace que su belleza sea digna de admirar. El parque Nacional de los Picos de Europa aglutina las cumbres más altas de la cordillera y se encuentra en Asturias. En él se encuentran reservas de la Biosfera, rutas de senderismo y más de 60 espacios protegidos. En ellos, el deporte y la aventura aptos para todos los públicos están asegurados.

3. Ordesa y Monte Perdido: Este destino situado en el Pirineo Aragonés es la perfecta estampa de la alta montaña y uno de los parajes naturales más impactantes del país. El Parque Nacional ofrece una gran variedad de rutas y excursiones para senderistas y está rodeado de diversos pueblecitos en los que montar el campamento base como Aínsa, Broto o Torla para disfrutar de unas vacaciones rurales sin igual. 

4. Ribeira Sacra: Poco se habla de los parajes rurales gallegos, uno de los paraísos naturales más completos del país y uno de los mayores tesoros escondidos de la península ibérica. La Ribeira Sacra es una reserva natural donde relajarse y perderse, disfrutando de sus cañones, ríos, espectaculares miradores, bosques frondosos, rutas de senderismo y gastronomía de calidad. Una de las zonas más singulares de Galicia no defraudará a ningún viajero.

Este verano puedes conseguir el relax que necesitas en una zona rural y lograr una auténtica desconexión y descanso, lejos de las aglomeraciones de los lugares más turísticos. Estos destinos pueden ser una alternativa a tus vacaciones de verano, sin duda todos ellos ofrecen una amplia oferta de alojamientos y actividades perfectas para disfrutar con quien quieras.