¿Crees que para mejorar tu silueta es imprescindible “mover muchos kilos”? Ya te avisamos que estás muy equivocado. Entrenar con tu propio peso, sin necesidad de usar pesas, tiene muchos más beneficios de los que puedas imaginarte. Además de hacer ejercicio cardio, como correr o andar, existen muchas otras actividades que se pueden hacer únicamente con el peso de tu cuerpo. El resultado puede acabar en un cuerpo más atlético, saludable, con menos estrés y menos lesiones por sobreuso.
Co tu peso corporal puedes hacer muchos ejercicios sin necesidad de incorporar kilos extras, como sentadillas, flexiones, dominadas, burpees o abdominales.
Descubre todas las ventajas… ¡Seguro que vas a querer probarlo hoy mismo y prepárate para ver los resultados!

CONOCERÁS TU CUERPO Y APRENDRÁS A CONTROLARLO
Si entrenas con tu propio peso corporal mejorarás la coordinación, la agilidad, la flexibilidad y la movilidad de tu cuerpo. Esto hace aumentar la percepción sobre ti mismo y a conocer mejor tu organismo.

MEJORA LA FLEXIBILIDAD
Entrenar solo con el peso de tu cuerpo te permite mantener una mejora de tu postura corporal, porque requiere de una estabilidad y movilidad. Estos ejercicios reclutan músculos pequeños, a menudo olvidados, para encender y estabilizar tu cuerpo en la forma y modo en la que se supone que funciona. Además, ayuda a tus músculos a evitar lesiones. Esto se debe a que esta práctica es más variada y menos dinámica.

QUEMAR CALORÍAS
La combinación del entrenamiento hecho con tu propio peso compaginado con ejercicios cardiovasculares hará que aumente tu frecuencia cardíaca y ayudes a tu cuerpo a quemar calorías. Intervienen más grupos musculares en el ejercicio, por lo que el cuerpo demanda y quema mayor número de calorías. Si usas tu peso corporal es ideal para construir fuerza relativa, porque cada ejercicio está limitado por la habilidad de moverte, controlar y estabilizar tu cuerpo.
También mejora la condición atlética porque la eficiencia con la que te mueves determina tu éxito, puede ser esprintando, saltando o moviéndote a través de tus caderas.

MENOR ESTRÉS PARA TUS ARTICULACIONES
Otra de las grandes ventajas es la de prevenir lesiones. A veces si entrenamos con pesas, la carga puede llegar a ser excesiva y acabamos gastando las articulaciones, especialmente si hay deficiencias técnicas.

El entrenamiento con tu peso proporciona una sobrecarga diferente que permite reducir el estrés que experimentan las articulaciones. Además, aumentarás la coordinación y la elasticidad. Ayudarás a tu cuerpo a relajarse y conseguirás grandes resultados.

ENTRENAMIENTOS EFECTIVOS
Para cambiar de un ejercicio a otro no tendrás que cambiar de máquina u objeto, lo que te permitirá mantener altas tus pulsaciones y mejorar los resultados. Te permitirá entrenar donde sea y sin ningún equipamiento.

Incluso es divertido y notarás que te alivia del estrés. Puedes añadir microentrenamientos cuando te levantas por la mañana y así empiezas bien el día.

AUMENTARÁS TU FUERZA “REAL”
Al hacer ejercicios con tu peso estarás ayudando a tu cuerpo a conseguir mayor fuerza real. No tendrás ayuda para levantar peso, ya que hay máquinas o poleas que desmultiplican la carga, por lo que esa fuerza será solo tuya. Para alcanzar cotas grandes, debes ser capaz de controlar tu propio cuerpo de forma segura y eficiente.