Si te acabas de convertir en nuevo miembro de Metropolitan, ¡bienvenido! Estás a punto de emprender un viaje que te ayudará a estar más sano y feliz. Si esta es tu primera vez no dejes que eso te impida alcanzar tus objetivos. Tienes que saber que no estás solo, cada día nos llegan nuevos usuarios que se inician en el gimnasio y nuestra vocación es ayudar a cada uno de ellos a conseguir sus objetivos.
Dicho esto ¡te dejamos algunos consejos y cosas que debes saber para empezar tu entrenamiento!

1. Poco a poco
Empieza poco a poco, márcate metas realistas, los objetivos alcanzables no ocurren de la noche a la mañana. comprométete un mínimo de días para ir al gimnasio, 3 o 4 días a la semana es suficiente para empezar, si vas más, ¡genial

2. Establece una rutina
Sigue la rutina que te marque el monitor. Dile qué días y las horas de la semana te vienen mejor para entrenar y sé constante. Ten en cuenta que acostumbrar tu cuerpo a una rutina puede llevarte entre 9 y 15 meses para coger un hábito real.

3. Infórmate, pero bien
Cuando comiences en el gimnasio es importante estar bien informado. La mejor y la peor parte de Internet es que hay un sinfín de información y por tanto también mucha desinformación. Confía sólo en profesionales acreditados. Por supuesto, pregunta siempre al monitor del gimnasio sobre cómo hacer un ejercicio. Es mucho mejor preguntar si no estás seguro de cómo hacerlo a hacerlo mal y hacerte daño.

4. Empieza por los movimientos básicos
Iníciate con algunos ejercicios básicos así tendrás más confianza cuando aumentes la dificultad del entrenamiento. Por ejemplo, no comiences con una sentadilla con barra antes de aprender a hacer una sentadilla con tu propio peso. Siempre es más importante comenzar despacio y ser consecuente.

5. Considera una clase de ejercicios en grupo o un entrenador personal
Las clases en grupo son geniales por dos razones. Primero, alguien te dice exactamente lo que tienes que hacer y cómo hacerlo. Segundo, generalmente son más exigentes y amenas que cuando entrenas solo. Además, después podrás poner en práctica lo que aprendes en la clase y aplicarlo a su entrenamiento en solitario. ¡Ah!  y no seas tímido y ponte en las primeras filas, es importante ver al instructor y a ti mismo en el espejo. También puede ser buena idea programar algunas sesiones con un entrenador personal si te marcas objetivos muy exigentes al principio.

6. Busca un compañero de gimnasio
Ir con alguien te ayudará a estar motivado, a ser constante y a divertirte más. Y si encima vas con alguien que tenga experiencia aprenderás e incorporarás todo lo que sabe a tus entrenamientos.

7. Prueba ejercicios nuevos
Varia tu rutina cada cierto tiempo. De esta forma evitarás que tu cuerpo se acostumbre a los mismos ejercicios y notarás la progresión. Prueba una clase de spinning, levantamiento de pesas, lo que te apetezca, pero prueba nuevas clases y ejercicios.

8. Diviértete
Esta es probablemente la parte más importante de todas para lograr tus metas. Nadie va al gimnasio para aburrirse. Focalízate en las actividades que te gustan. Si vas a entrenar desmotivado habla con tu monitor y seguro que te ayuda a encontrar un tipo de ejercicio para lograr tus objetivos mientras te diviertes.