Con las comidas y cenas de Navidad cabe el riesgo de pasarnos con los polvorones y el turrón y coger algo de peso. El problema de ganar un par de kilos en estas semanas es que luego cuesta mucho perderlos y es una pena después del esfuerzo y la inversión que hacemos en el gimnasio. Por ello, hoy te damos unos sencillos trucos en la dieta y el estilo de vida durante esos días para superar las comilonas sin pasarnos.

Controla los excesos
Estos días vienen a ser una maratón de comilonas con alto contenido en grasa y alimentos que seguramente no suelas tomar salvo en estas fechas. Un aspecto importante para no pasarnos será mantener en la medida de lo posible las mismas cantidades de alimento que ingerimos en nuestro día a día, incluso durante los días festivos, aunque nos permitamos la licencia del turrón. No hay nada de malo en disfrutar de una buena comilona con la familia y los amigos, siempre y cuando lo hagamos de forma saludable.

Optimiza tus calorías
Es posible que te guste todo lo que te pongan por delante y te cueste decidir qué probar, pero intenta quitarte las cosas con más contenido calórico. Evita comer todo lo que se cruce en tu camino sin pensar y concentra las calorías que vas a ingerir en los alimentos que realmente más te gustan. En esto también puede ayudar controlar lo que vamos comiendo para darse un capricho cuando nos apetezca sin preocuparnos todo el tiempo por lo que comemos.

Comidas equilibradas
La Navidad implica momentos divertidos, más dulces de los habituales y más tiempo de inactividad. Una mala combinación si no buscamos un equilibrio entre los excesos y comidas ligeras. Por eso es bueno hacer un par de días de comidas más suaves después de varios días de comidas altas en calorías. Aprender a compensar cuando hemos comido más de lo habitual es una buena forma de controlar nuestro peso en estas fechas. Por ejemplo, si has hecho una comida pesada o un gran día de comidas, date un respiro con un día de ensalada, verduras, sopa y pescado a la parrilla antes de volver a la carga.

Ejercicio
Teniendo en cuenta que estos días encontraremos más tiempo libre y que ingeriremos más calorías, tiene sentido también hacer más ejercicio. Una caminata diaria por la mañana y por la tarde, una sesión de gimnasio adicional y actividades en familia como excursiones y paseos en bicicleta son buena una buena forma de no descuidar el entrenamiento estos días de descanso. La mejor manera de comprometerse con el ejercicio regular en estas fechas es planificarlo con antelación, programarlo y si es posible hacerlo a primera hora de la mañana antes de que surjan otros planes durante el día.

Controla tu peso
Es mucho más fácil controlar el peso que quitárselo después. Simplemente con pesarte una o dos veces por semana durante la temporada navideña es suficiente. De esta manera, cuando veas que has subido un poco puedes poner remedio antes de ganar varios kilos que luego cuesta más eliminar. Comienza pesándote una vez a la semana a primera hora de la mañana hasta que cojas el hábito. Los viernes y los lunes también son un buen momento para hacer un control semanal, justo antes y después del fin de semana, que es cuando más solemos excedernos con las comidas.