Os proponemos una iniciativa de lo más original y muy trending topic en las ciudades:  cultivar vuestro propio huerto urbano como estilo de vida y afición en vuestro tiempo libre. Y es que, según estudios y sondeos anuales elaborados por la consultora GEA 21 (Grupo de Estudios y Alternativas), hace tiempo que los huertos urbanos se están expandiendo exponencialmente en las grandes urbes. De hecho, estos mismos expertos ya lo han confirmado: aparecen un mínimo de 15.000 huertos urbanos al año en nuestro país.

¿Dónde están?

En las calles, en los patios de las escuelas, en las azoteas de los locales más exclusivos y, cada vez más a menudo, en las terrazas de viviendas particulares, todos quieren tener su trocito de verde sin renunciar al entorno cosmopolita. Así nos lo indican los profesionales del estudio de arquitectura español Dream Attitude en su artículo de tendencias creativa en zonas urbanas.

¿Por qué es una moda tan potente cultivar un huerto en casa?

Nuestro equipo de expertos en nutrición y dietética de Metropolitan os lo explican de forma muy sencilla. Aquí tenéis los 4 puntos básicos para que cojáis conciencia:

1. Alimentación KM 0 y de temporada, saludable y con más sabor que nunca. Estamos hablando de productos frescos que han crecido en vuestro propio hogar cada temporada, haciendo que así tengan más vitaminas, puesto que se cultivan en su momento ideal por temperatura, clima, etc. y que se recogerán en su punto de madurez ideal para tener todo el abanico de vitaminas posible. Estos alimentos os ayudarán a manteneros en línea si combináis bien vuestros menús con las sesiones semanales de entrenamiento en vuestro centro Metropolitan.

2. Poco espacio para mucho verde. Con o sin jardín, balcón amplio o pequeña terracita… solo bastan unos pocos centímetros para poder disfrutar de vuestros propios cultivos. ¡Animaos! Con unas pocas semillas veréis los resultados pronto.

3. Un nuevo pasatiempo ecológico. Ya podéis seguir una nueva tendencia en vuestras vidas y enseñar a vuestros amigos y familiares lo que habéis conseguido en poco tiempo. Seguro que ellos también acaban siendo unos huerto-addicts.

4. Dale un respiro al estilo fast food – fast life. El nuevo movimiento ya está aquí: slow food – slow life. Y no lo decimos solo nosotros, sino también periodistas de importantes periódicos nacionales, que ya han hecho reportajes sobre este tema. El Mundo, por ejemplo, sacó un artículo interesantísimo sobre los huertos ecológicos de los mejores hoteles de Europa en el que describen el lema slow food: “bueno, limpio y justo”. 

¿Cómo empezamos a cultivar un huerto propio?

• Primero tenéis que hacer una previsualización del lugar donde vais a cultivar vuestros huertecitos. Tenéis que escoger bien, ya que se debe valorar dónde hay más horas de luz solar a lo largo del día para el tipo de verduras y hortalizas que se quieran plantar.

Los recipientes para cultivar también son aspectos básicos. Adquirid una mesa de cultivo de madera o, si lo preferís y sois un manitas, podéis crear vuestro propio recipiente con palés u otros objetos aptos para reciclar como, por ejemplo, las macetas. 

• Para que vuestros futuros alimentos Km 0 sean de lo mejor, tenéis que disponer de pequeñas herramientas para cultivar: tijeras para podar, pala para trasplantar o hacer mezclas la tierra o un rastrillo para nivelar el sustrato y el abono.

Ya lo habéis visto, cultivar vuestro propio huerto urbano puede resultar una tarea entretenida y apasionante. Además, tener uno os permitirá ser respetuoso con el planeta y saborear vuestras propias verduras y hortalizas frescas y de temporada. Y ya que estamos… ¡seguros de que os quedará un balcón o terraza llena de color!