Si ya sabemos que nos cuesta volver al trabajo, al estudio y a las rutinas habituales después de las placenteras vacaciones de verano, no se nos puede escapar la dificultad de volver a entrenar. Esta estación del año suele alterar nuestros buenos hábitos del año, aumentando el consumo de alimentos poco saludables, alterando nuestro horario de descanso y volviéndonos más sedentarios gracias a este tipo de consumos y al clima caluroso.

Por eso es importante que, así como intentas poner tu energía en regresar a tu rutina laboral o estudiantil, también retomes la actividad física. Cuanto antes lo hagas, más fácil recuperarás el ritmo y mejor te sentirás.

A pesar de que en el verano te aconsejamos que te siguieses moviendo, somos conscientes de que es más complejo encontrar un ritmo constante de entrenamiento que pueda encajar bien con los demás planes de esparcimiento de las vacaciones.

Te explicamos cómo retomar tu plan de entrenamiento de manera saludable según el ritmo que llevas:

Ritmo inicial: Si eres de los que han perdido un poco el hábito o la constancia, lo ideal sería comenzar a hacer deporte con algunos ejercicios que no signifiquen un esfuerzo muy alto de golpe, generen incómodas agujetas y puedan ocasionar daños en grupos musculares que hace meses no movilizas.

Si este es tu caso, la forma perfecta de retomar tu plan de entrenamiento, es hacerlo con voluntad, paciencia hacia tu propio cuerpo y de manera progresiva. No sientas que tienes que recuperar el tiempo perdido en la primera semana. Si lo haces de esta forma, lo más probable es que te lesiones y tengas que poner un freno de golpe, para volver al sedentarismo.

Comienza con un entrenamiento progresivo y constante en el que puedas ir variando la intensidad de menos a más, dando tiempo a tu cuerpo de recuperar su memoria y volver al ritmo. Combina diferentes disciplinas, dependiendo de tu necesidad. Aprovecha los primeros días para recuperar la movilidad de los distintos grupos musculares. Una vez que lo tengas, puedes comenzar a apostar por disciplinas cardio HIIT, combinadas con otras que trabajen grupos musculares como GAP o CORE. Recuerda que si tu intención es quemar calorías, el trabajo de musculación es de gran ayuda.

Si sientes que hacer una clase de una hora o una sesión de más de 40 minutos, como hacías previo a las vacaciones, es demasiado; prueba comenzando con sesiones cortas de mínimo 25 minutos. Sostén esta cantidad de tiempo practicando una actividad de intensidad moderada o alta y practica mínimo entre dos y tres veces por semana para comenzar. Te dejamos algunos planes de entrenamiento de 30 minutos para comenzar a ponerte en forma.

¡No olvides estirar! Recuerda que vienes de un extenso período de tiempo sin actividad física o habiendo disminuido o alterado tu ritmo de entrenamiento habitual. No sólo debes cuidarte de no sobre exigirte al comienzo, sino estar alerta de cualquier molestia que puedas tener o cualquier dolencia. Esto no sólo te ayudará a retomar con tu plan de entrenamiento de manera enérgica, cuidada y saludable, sino que también fomentará un buen estado mental, acompañando el descanso que has tenido durante las vacaciones.

Una vez que hayas retomado el ritmo de entrenamiento, te sientas a gusto y no tengas ninguna dolencia, puedes comenzar a elevar la intensidad. Intenta incrementar la cantidad de sesiones, la duración de las mismas, las repeticiones y agrega tipos de ejercicios más complejos.

Ritmo intermedio: Si no has perdido del todo tu ritmo en vacaciones y tu intención es incrementar la cantidad de ejercicios y de tiempo de entrenamiento, quédate a leer estos consejos.

No te fíes de más en el ritmo que llevas. Recuerda que, a pesar de que has seguido entrenando, los ejercicios que has hecho en casa o al aire libre pueden tener una intensidad diferente que en el gimnasio. Incluso es posible que haya partes de tu cuerpo que no hayas trabajado de manera inconsciente y darles caña de golpe, podría ser perjudicial para tu salud.

Como siempre te recomendamos, incrementa el ritmo de manera progresiva. Si venías entrenando media hora, apúntate a clases de 40 minutos máximo para comenzar. Céntrate en mejorar el rendimiento. Aprovecha un nuevo comienzo para practicar actividades nuevas. ¿Sabías que el yoga y el running son una de las combinaciones más recomendadas para mejorar el rendimiento?

Luego de entrenar, estira cuidadosa y pacientemente cada grupo muscular que hayas trabajado. Sobre todo, ponle especial atención a aquellos músculos que no has estado ejercitando en las vacaciones y que has sumado a tu plan de entrenamiento.

Ritmo avanzado: Si eres de los que han podido sostener un buen ritmo de entrenamiento durante el verano y las vacaciones, estos consejos son para ti.

Es un excelente momento para darle una vuelta a tu entrenamiento. No sólo porque esto te permitirá trabajar tu cuerpo de manera inteligente, sino porque además te sentirás más motivado.

Proponte nuevos objetivos o metas en tu plan de entrenamiento. Una vez que hayas establecido el nuevo plan, ten paciencia y bríndate un breve período de adaptación. De esta manera, tu cuerpo se adecuará correctamente e irás progresando de manera gradual. Ve incrementando intensidad, volumen y frecuencia de manera escalonada. Esto es un factor clave para evitar el estancamiento y conseguir tus metas.

Por supuesto, como recomendamos también a los dos casos anteriores, el estiramiento es prácticamente obligatorio. Ten en cuenta que has incluido nuevos ejercicios a tu plan y que poder relajar tu cuerpo es parte de ello.

Para todos los casos, es muy importante acompañar el nuevo plan de entrenamiento con una nutrición equilibrada y saludable.

Si no sabes con qué tipo de actividad o ejercicios comenzar, siempre puedes contar con el asesoramiento de nuestro equipo que estará disponible para resolver todas tus dudas y preparar un plan adecuado de regreso adaptado a tus necesidades. Solicita tu entrenador personal.

Además, también puedes contar con nuestro equipo de nutricionistas para asesorarte respecto a un plan de alimentación que funcione de manera integral con tu plan de entrenamiento para potenciar los resultados.