La vuelta al cole viene acompañada del inicio de las actividades extraescolares. Dependiendo de la edad del niño/a, no siempre es fácil acertar con aquel deporte o actividad con el que realmente disfrute. Es muy importante tener en cuenta que los niños tienden a imitar a los adultos, y en especial, a sus padres. Por esta razón, y en la medida de lo posible, es muy positivo para los peques de la casa ver cómo sus padres llevan a la práctica los consejos que brindan ellos mismos a sus hijos.

Ante el gran abanico de posibilidades que tiene hoy en día un niño/a para hacer actividades deportivas extraescolares, es aconsejable, antes de nada, hacerse algunas preguntas que podrán ayudar a encaminar con éxito la decisión. Por ello, en este artículo de Metropolitan Magazine, encontrarás una serie de recomendaciones para que tu niño/a se sienta más motivado que nunca para integrar la actividad deportiva no sólo como parte de su rutina, sino para que la viva como una pasión más.

  • Dejar que escojan: Cuando un deporte se pone de moda, hay padres que tienden a dejarse llevar por la inercia de la mayoría y apuntar a sus niños a una actividad física sin apenas preguntarle a su propio hijo. Si el niño o niña no tiene claro qué es lo que le gusta, lo ideal es ofrecerle varias opciones y que él o ella elija la que crea que encaja más con sus gustos y motivaciones. Y, si después de un tiempo practicando esa actividad no está gozando con lo que hace, lo más recomendable es que pruebe otra modalidad hasta que encuentra la que más le guste.
     
  • Permanecer a su lado: Para cualquier niño/a es muy significativo percibir que sus padres, sus referentes, se preocupan por cómo se siente. El deporte es una excelente opción para brindarle el apoyo emocional que le ayudará no sólo a mantenerse motivado en aquello que hace, sino también a superar aquellos miedos o inseguridades que puedan surgir, especialmente cuando está empezando una actividad desde cero.
     
  • No agotarles: Como en tantos ámbitos de la vida, no siempre más es mejor. Hay padres que, en ocasiones, tienden llenar las agendas de sus hijo/as hasta el punto de acabar el día exhaustos. Esto, aunque a priori pueda parecer positivo, tiene un contrapunto que puede ser negativo, y es no darle espacio para el aprendizaje de forma tranquila y pausada, viviendo y disfrutando del presente, algo que muchas personas trabajan ya en edad adulta a través de prácticas como el yoga o el mindfulness.
     
  • Ayudarles a conseguir disciplina: Por la misma razón que obligarles a hacer alguna actividad concreta o mantenerles ocupados desde que se levantan hasta que se acuestan puede hacer que se agobien o se estresen, también es necesario que aprendan a combatir la pereza o el sedentarismo de forma activa. En estos casos, aunque no sea siempre fácil, hay que buscar una solución. Siempre consensuada con el pequeño, para conseguir motivarle hacia la práctica deportiva.


Esta temporada, Metropolitan ha iniciado un programa de actividades acuáticas infantiles para potenciar en los más pequeños los beneficios de uno de los deportes más equilibrados. Las actividades acuáticas son ideales para el crecimiento de un niño, pues incentiva factores como el desarrollo de la estructura muscular, la coordinación psicomotriz, la mejora del sistema cardiorrespiratorio, la socialización o la creatividad, entre muchos otros.

Con un nivel de intensidad media, de una hora de duración y con la garantía de que, además de hacer salud, se divertirá, las actividades acuáticas infantiles de Metropolitan son una excelente opción para introducir a los niños y niñas en una actividad deportiva muy completa que seguro que muchos de sus compañeros ya disfrutan. Puedes solicitar más información sobre actividades acuáticas infantiles en tu centro Metropolitan más cercano o a través de su página web.