Optimizar el tiempo para ser más productivo es una tarea fundamental no solo en el plano laboral, sino también en el familiar o en el personal. Con el ritmo frenético del día a día (trabajo, familia, amigos, hogar, etc.), mantener una organización de los tiempos y las tareas a veces puede resultar complicado o incluso imposible.

¿Quién no conoce la sensación de que el tiempo “vuela”, que no se llega a todo y que el día debería tener más horas? Probablemente, muchas personas la experimentan a diario. Sin embargo, en muchas ocasiones, no se trata de tener más tiempo sino de aprender a optimizarlo para liberarse del estrés, la frustración y el malestar interno que puede causar sentir que no se llega a todo.

Invierte tiempo en aclarar y organizar la mente
Invertir tiempo en aclarar y organizar tu mente mejorará la calidad de tu día a día y hará que te sientas más productivo. La mente está siempre activa, miles de pensamientos transcurren en ella lo largo del día, y el ruido mental se intensifica con el estrés. Entonces, ¿cómo organizar tu mente y sentirte mejor? La búsqueda del equilibrio interno es la solución. Y para ello existen varias técnicas.

• MEDITA: La meditación no solo ayuda a reducir el ruido mental, también ayuda a ver las cosas desde la calma y la serenidad. Incorporar la meditación como un hábito diario tiene muchos de beneficios, como conseguir el equilibrio emocional o la organización mental desde la serenidad para organizar mejor el tiempo. Y es que, en ocasiones, lo más urgente no es realmente lo más importante.

• RODÉATE DE NATURALEZA: Estudios científicos han demostrado en numerosas ocasiones los efectos positivos de la naturaleza en la psique. Según un estudio realizado por la Universidad de Michigan (EE.UU.), un paseo de 50 minutos por la naturaleza (parque, campo, montaña, etc.) mejora las habilidades cognitivas de las personas de forma significativa. Esto indica que, idealmente, el ser humano necesita el contacto con espacios verdes para su salud y bienestar.

• MANTÉN TU CASA ORDENADA: Tu casa es un reflejo de tu mente. Una casa ordenada influye en el bienestar emocional de las personas que la habitan. Y es que al organizar tu casa organizas tu mente. La corriente del minimalismo, por ejemplo, es una buena técnica para no recargar de muebles y objetos los espacios y generar, así, una sensación de armonía y calma en el propio hogar. Hacer limpieza de vez en cuando para deshacerte de lo que no necesitas también te ayudará a no acumular y a seguir un orden en casa.

• VELA POR UN BUEN DESCANSO: Un buen descanso es clave para la salud y para y afrontar el día a día con energía. Durante el sueño, el cerebro se restaura y elimina las toxinas generadas durante el día, por lo que el buen descanso se puede traducir como una cura intensiva para el organismo, tanto física, psíquica como emocional. Además de mejorar el estado de ánimo y el sistema inmune, dormir bien esclarece la mente y permite que esta adquiera nueva información sin sentirse bloqueada.