Existen cada vez más evidencias de que los alimentos ultraprocesados no son saludables para el organismo, pues aumenta las probabilidades de padecer obesidad, problemas cardiovasculares, diabetes y otras dolencias que pueden llegar a ser graves.

Ahora, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Navarra confirma que existe una vinculación directa entre el consumo elevado de comida ultraprocesada y la aceleración del envejecimiento celular de las personas. 

El estudio, publicado en American Journal of Clinical Nutrition, la revista más prestigiosa en el ámbito de la Nutrición a nivel mundial, se ha realizado a un amplio grupo de persones mayores de 55 años aplicándoles un seguimiento a largo plazo. De este modo, la investigación ha comprobado que tomar más de tres ultraprocesados al día deteriora y acorta los telómeros, los fragmentos finales de los cromosomas y los marcadores de la edad celular que reflejan el envejecimiento.

Y es que los telómeros pueden acortarse bien por el envejecimiento propio de la edad o por otras causas como la alimentación poco saludable, como revela este nuevo estudio liderado por investigadores de la Universidad de Navarra miembros del CIBER de Obesidad y Nutrición (CIBEROBN).

Según Amelia Martí, catedrática, miembro de CIBEROBN y directora de la investigación, “los ultraprocesados son productos que no contienen un alimento entero o identificable, sino largas listas de aditivos, habitualmente con 5 o más ingredientes, como aromatizantes, colorantes, emulsionantes, conservantes y otros. Por ejemplo, las bebidas carbonatadas y refrescos, las carnes procesadas como las salchichas o las hamburguesas, la bollería industrial, los batidos y postres lácteos, muchos de los cereales azucarados de desayuno o las pizzas de fabricación industrial”.

El consumo de alimentos ultraprocesado está tan instaurado en nuestra sociedad que hasta los más pequeños se alimentan a base de ellos. “Los niños son los mayores consumidores de este tipo de alimentos”, asegura la investigadora. “Si no se pone remedio a tiempo, esta forma de alimentación va a afectar a la esperanza de vida de mayores y pequeños”.
La investigación se centra en examinar la influencia de la dieta en la integridad del ADN, particularmente en los telómeros. Sin embargo, desde la Universidad de Navarra aseguran que el objetivo del estudio de los telómeros en relación con el envejecimiento celular no pretende descubrir la inmortalidad, sino que busca prologar aquello que tanto preocupa a las personas, envejecer de forma saludable.