El otoño ha llegado para quedarse. Con él nos despedimos de las altas temperaturas y le damos la bienvenida a nuevos retos: tonificar, adelgazar, reducir la grasa que nos sobra, aumentar la musculatura, incrementar la flexibilidad, encontrar el bienestar… Pero para mantener el ritmo de entrenamiento y alcanzar las metas que nos hemos propuesto es importante cuidar la salud y evitar las típicas enfermedades de otoño, como resfriados, gripes o alergias, entre otras.

En Metropolitan queremos ayudarte a mimar, cuidar y, sobre todo, proteger tu cuerpo en estos meses. Por ello, ten presente estos consejos y que nada te frene durante la temporada otoñal:

1. Empieza bien el día con una ducha de aclimatación
Qué mejor que una breve ducha revitalizante de agua fría para preparar el cuerpo para la bajada de temperaturas. Si no estás acostumbrad@, puedas probar de empezar con agua templada e ir aclimatándote hasta que puedas soportar al menos 30 segundos de agua fría. Verás como se te despiertan los sentidos y el cuerpo se prepara para salir a la calle.
Si quieres, puedes completar el proceso relajándote en la zona del spa de tu club. Acudir a la sauna una vez a la semana te ayudará a eliminar toxinas y a reforzar las defensas. Eso sí, recuerda que el cuerpo humano no está hecho para soportar una temperatura tan alta por mucho tiempo. Limita tu experiencia a 15 o 20 minutos como máximo y, cuando salgas, hazlo poco a poco.

2. Hazte tus propios zumos
Para desayunar, atrévete con zumos y batidos recién exprimidos. Empezar el día con una buena dosis de vitaminas te ayudará a fortalecer tus defensas y prevenir los resfriados. La naranja, el kiwi o la zanahoria se convertirán en tus mejores aliados, y siempre puedes añadirle un par de cucharadas de miel para endulzarlo y que sea más energético. Además, también puedes tomar los zumos naturales como merienda o como postre.

3. Aprovecha para hacer ejercicio al aire libre
Ya no hace tanto calor y el tiempo invita a realizar actividades al aire libre: un partidito de pádel con amigos, salir a correr con el Running Club… Las posibilidades son infinitas. Además, recuerda que hacer ejercicio en el exterior fortalece el sistema inmune y aumenta las defensas por el aire puro.

4. Ropa adecuada
En otoño, sobre todo si optamos por realizar ejercicio al aire libre, debemos equiparnos con el material adecuado para que las bajas temperaturas no nos cojan desprevenidos. A parte de unas buenas deportivas y unas mallas y una camiseta cómodas y transpirables, no debemos olvidar una chaqueta cortavientos, sobre todo si entrenamos a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde. Para los días más fríos y/o lluviosos, también puedes tu cabeza y tus manos con un gorro y unos guantes de material termoelástico.

5. Incluye en tu dieta los caldos y las cremas de verduras
Los líquidos calientes son ideales para combatir el frío y que el cuerpo entre rápidamente en calor. Apuesta por los caldos y las cremas de verduras caseros, elaborados con ingredientes naturales -pollo, verduras y hortalizas, hueso de jamón, etc.- para recuperar la energía tras un duro entrenamiento.

Después de estas recomendaciones de nuestros expertos ya estás totalmente preparado para seguir con tu rutina deportiva. Cálzate las zapatillas y pon en práctica todas estas indicaciones para que el frío no te impida seguir disfrutando de la satisfacción de un buen entrenamiento.