El rendimiento de cualquier deportista, profesional o amateur puede verse afectado por muchos factores sin que seamos conscientes de ello. ¿Sabías que dormir poco, los resfriados o el estrés pueden hacer que toda nuestra preparación se vaya por la borda en tan sólo unos minutos? Por eso, es fundamental conocer como podemos hacer bien el ejercicio sin entorpecer la práctica. Lo que está claro es que deporte y salud van de la mano. El estilo de vida actual genera algunos desequilibrios relacionados con la ansiedad o la concentración. Muchas veces la solución pasa por hacer una práctica deportiva regular y controlada, ya que proporciona el equilibrio mental que necesitamos. ¡Te invitamos a que descubras como puedes sacar el máximo rendimiento al ejercicio que practicas sin que afecten aspectos de tu salud!

• Una mala noche, lleva a un bajo rendimiento deportivo. Dormir bien y descansar las horas que nos corresponden es vital para poder garantizar un buen ejercicio. Por muchos cafés que nos tomemos o muchas bebidas energéticas, si nuestro cuerpo no descansa, no estará preparado para realizar actividad física. Al estar cansados, tendremos la sensación de que estamos realizando un esfuerzo superior al que realmente haríamos en condiciones normales. Tu salud en general depende de las horas que puedas dormir, así que no te olvides de descansar ocho horas diarias (lo que recomiendan los expertos), las necesarias para estar bien.

• Estoy resfriado, ¿puedo hacer deporte? Es la clásica pregunta que se hacen aquellos que sufren un catarro o la gripe, pero desean seguir entrenando. La respuesta es clara: debes escuchar a tu cuerpo y te dirá como te encuentras. Si sufres un resfriado leve, puedes hacer ejercicio, pero con una intensidad menor. En cambio, si tienes una gripe y te duele todo el cuerpo, es necesario que no lo fuerces y te tomes unos días de descanso hasta que te recuperes completamente. Si no te sientes al 100%, cuando termines tu práctica deportiva, no te olvides de abrigarte bien para evitar enfriarte y bebe mucha agua para estar hidratado.

• El estrés influye en nuestro rendimiento:
Ante una situación de tensión, aparece el estrés y la ansiedad, dos respuestas en el plano psicológico que produce nuestro organismo de forma automática. Y como cualquier factor psicológico, va a afectar a nuestro rendimiento, en este caso de manera negativa. El principal efecto del estrés es que va a influir en nuestra coordinación provocando una rigidez muscular elevada. Por eso, en los últimos años han ido ganando importancia los psicólogos deportivos, sobre todo en alta competición. Ya que por muy entrenado que llegues físicamente, el aspecto psicológico puede cambiarlo todo.