Si tu problema para comer sano es la falta de tiempo para cocinar o pones cualquier excusa para no hacerlo, la mejor solución es dedicar un rato del fin de semana para preparar la comida del resto de la semana y guardarla en el congelador para que aguante. Así te evitarás el engorro de tener que cocinar de un día para otro.

Con estos siete platos saludables y fáciles de preparar que te proponemos a continuación, ya no tendrás excusas para no comer sano durante la semana. Y además de estar deliciosos son perfectos para congelar. Basta con un calentón unos minutos en el microondas y listo. ¡Tendrás un plato rápido, nutritivo y sabroso!

1. Linguini con aguacate, tomate y lima

Un plato fácil de hacer y apto para veganos. Este linguini vegano bajo en calorías también se puede servir frío como una ensalada de pasta. Importante el toque de lima, que mejora la digestión, previene la deshidratación y protege de infecciones por su contenido en vitamina C. Además, es sabroso y muy saludable.

2. Curry rojo con garbanzos

Prepara un delicioso curry con garbanzos, verduras, hierbas y especias. Es súper simple y rápido de hacer, requiere solo un recipiente y 30 minutos para prepararlo. Lo bueno de esta receta es que también es versátil y puedes utilizar cualquier verdura que tengas en el cajón.

3. Lasaña de alcachofa y espinacas

Otro plato reconfortante y nutritivo, que también puedes guardar en el congelador. Esta saludable lasaña vegetariana contiene acelgas, ricas en vitaminas y minerales frescas y, alcachofas, ricas en fibra que ayuda a reducir la glucosa en sangre al tiempo que protege contra el estreñimiento. Además, puedes utilizar un queso bajo en grasa, fideos de lasaña integral y la salsa de tomate casera más simple que tengas.

4. Hojas de lechuga rellenas de atún y aguacate

Prueba con esta ingeniosa preparación, rellenando las hojas de lechuga con atún y aguacate. Sin duda, un gran almuerzo bajo en carbohidratos y con un alto contenido de proteínas. El atún proporciona muchos beneficios para la salud debido a sus nutrientes y propiedades y es rico en omega-3.

5. Sopa de verduras asadas

Con el frío todavía en camino, esta sopa es ideal para hacer en cantidad, congelar y calentar cuando se vaya a tomar. Es bueno incluir las verduras en la dieta varias veces a la semana, ya que, junto con la fruta, son los alimentos que más agua proporcionan al cuerpo. Contienen antioxidantes que nos protegen frente de ciertas enfermedades cardiovasculares y relacionadas con la degeneración del sistema nervioso.

6. Ensalada de quinoa

Un plato muy fácil y rápido de preparar. La quinoa se cocina como el arroz y la puedes condimentar con maíz, zanahoria, tomates cherry, aceitunas negras, aguacate o lo que más te guste añadir a tus ensaladas. Su alto contenido de fibra ayuda a hacer bien la digestión y puede ser una buena solución en la dieta de personas vegetarianas, ya que posee una elevada proporción de proteínas. También es una buena fuente de hierro de origen vegetal.

7. Tortillas de salmón y patata

El filete de salmón es un plato versátil y delicioso que puedes acompañar de muchas maneras y se cocina rápidamente. Además, es una excelente fuente de vitaminas B12 y B6, proteínas, ácidos grasos esenciales, minerales como el selenio o el magnesio, además de rico en calcio.

Así que fuera excusas: que, si es demasiado difícil, lleva demasiado tiempo, tengo que levantarme del sofá, no se congela bien, bla, bla, bla… y a comer sano todos los días. Además, ¡en Internet encontrarás fácilmente cualquiera de estas recetas que te ayudará a prepararlas en un periquete!