Con el paso del tiempo las articulaciones se desgastan. Esto ocurre cuando el cartílago que une los huesos se deteriora y empieza a perder tejido y flexibilidad, impidiendo que desempeñen su principal función: el movimiento entre los huesos que permite mover, girar y doblar las distintas partes del cuerpo.
Una de las principales causas del desgaste de las articulaciones es la pérdida de capacidad de producción de colágeno natural que el organismo experimenta con el paso de los años. Y es que cuando las articulaciones se deterioran, significa que los huesos están menos protegidos y es ahí cuando pueden aparecer molestia, dolor o incluso la pérdida de movilidad. Por ello, es esencial mantener las articulaciones en buen estado, mediante un estilo de vida activo, una buena alimentación y algunos trucos o práctica que ayudan a prevenir el desgaste articular.    

La práctica de deportes de alto impacto puede acelerar el deterioro de las articulaciones y provocar molestias en la zona de forma más precoz. Sin embargo, incluyendo algunos hábitos y prácticas sencillas en el día a día te ayudarán a cuidarlas correctamente para evitar su desgaste y pérdida de movilidad.

Evita el sobrepeso. Siguiendo una alimentación equilibrada y un estilo de vida activo te ayudarán a conseguir un peso saludable y evitarás los efectos nocivos del sobrepeso, como la sobrecarga de peso en las articulaciones.

Practica ejercicio moderado. Sobre todo, si tienes tendencia a sufrir molestias en las articulaciones. Evita, en la medida de lo posible, el deporte de alto impacto y enfócate en otras actividades que impliquen un ejercicio moderado y que puedas realizar con regularidad. La natación, por ejemplo, es un deporte muy completo y beneficiosa para las articulaciones, pues su práctica libera tensión en rodillas, columna, cadera y pies facilitando su movilidad. Otras actividades como el cycling, yoga, Pilates, elíptica y el senderismo son deportes de bajo impacto articular que cuidan las articulaciones y ayudan a fortalecerlas.

Mueve tus articulaciones de forma regular. Sobre todo si en tu día a día pasas varias horas sentado delante de una pantalla. Parar cada hora y realizar movimientos en cuello, hombros, brazos y piernas te ayudará a relajar los músculos del cuerpo y estarás favoreciendo a la movilidad y flexibilidad de tus articulaciones.

Realiza estiramientos suaves en tu rutina diaria. Hacer estiramientos suaves cada día te ayudará a mantener la flexibilidad corporal y las articulaciones en buena forma. Practicándolos fortalecerás los músculos, especialmente los que rodean las articulaciones, además de mantener la movilidad articular, así como la elasticidad del tejido que las recubre. 

Cuida la postura corporal. Intentar mantener una buena postura corporal en las tareas del día a día es un hábito importante no solo para la salud general, también para la articular. Una buena postura evita sobrecargas de peso en zonas concretas del cuerpo y, por lo tanto, previene el deterioro de las articulaciones.

Consulta un especialista en fisioterapia. La función de un especialista en fisioterapia es la de restablecer y preservar la salud mediante tratamientos preventivos o de mantenimiento personalizado. Técnicas como el masaje, manipulaciones y movilizaciones, estiramientos, entre otros, son de gran ayuda para preservar la salud articular y para minimizar los riesgos de lesión.