Los tratamientos de spa suelen ser algo realmente positivo ya que pueden ayudar a tu cuerpo a recuperarse tras la realización de un entrenamiento. Y es que asistir a un spa después de tus entrenos puede mejorar la salud de tu organismo. Las terapias con agua, como por ejemplo piscinas de chorros, jacuzzis, duchas o saunas, proporcionan grandes beneficios tanto para el cuerpo como para la mente.

Son muchos los expertos en bienestar y salud que recomiendan terapias basadas en el agua a sus pacientes por sus numerosas ventajas:

1. Disminución del estrés: Si decides visitar el spa después de tu entreno, verás como poco a poco tu cuerpo se irá relajando (e incluso te puede aparecer sueño). Y es que el hecho de relajar tus músculos y articulaciones acostumbra a generar estados de ánimo positivos, a la vez que te ayuda a reducir el estrés. Así pues, si te decantas por un  baño en el spa, notarás como incrementa tu sensación de bienestar. Además, la utilización del spa proporciona un efecto sedante y de relajación que te permitirá recuperarte de la fatiga mental producida por el estrés diario. Notarás como el agua caliente y los masajes producidos por los chorros estimulan tu cuerpo y te ayudan a liberar endorfinas, es decir, sedantes naturales, que, además, te ayudan a reducir el estrés de forma natural.

Otro de los factores positivos que producen estos baños es que los vasos sanguíneos del cuerpo, cuando te encuentras inmerso en agua caliente, tienden a dilatarse, hecho que hace aumentar considerablemente la velocidad de circulación de la sangre, permitiendo la canalización de un mayor número de sustancias nutritivas y de endorfinas.

2. Desintoxica tu organismo: El hecho de estar a altas temperaturas dentro del spa provoca que tu cuerpo comience a sudar. La sudoración es muy positiva ya que hace que  empieces a liberar toxinas y otros deshechos celulares. Y es que exponer tu cuerpo a las altas temperaturas ayuda a la función de purificar tanto órganos como piel.  Además, ayuda a eliminar la celulitis, las manchas y otras cuestiones más insignificantes. En definitiva, tendrás una sensación de rejuvenecimiento que notarás tanto a nivel interno como externo.

3. Reduce el dolor: Los tratamientos que se ofrecen en el spa pueden ayudarte a reducir los dolores musculares y articulares. Además puedes llegar a prevenir dolores crónicos como por ejemplo la artritis o la fibromialgia.

4. Mejora tu sistema inmunológico: El hecho de que en el spa la temperatura de tu cuerpo esté a más de 5º de lo normal, hace que se favorezca el funcionamiento del sistema inmunológico. De esta forma, el organismo es más fuerte y se puede enfrentar mejor a posibles virus, bacterias o enfermedades.  Además, esta tipología de baños, eleva el metabolismo y ayuda a prevenir la hipertensión.

5. Mejora la circulación de la sangre: Es bien sabido que los tratamientos de spa aumentan la circulación sanguínea en el cuerpo, y esto produce un aumento del flujo de nutrientes y oxígeno en todo el sistema del cuerpo. Este impulso a tu flujo de sangre mejora tu sensación de bienestar y permite que te sientas mejor.

Y es que no hay nada más reconfortante que relajarse después de un largo día de trabajo y qué mejor forma que hacerlo en tu gimnasio tras una sesión de fitness. Te invitamos a descubrir los spa de los centros Metropolitan para que puedas comprobar de forma inmediata todos estos beneficios comentados con anterioridad. Además, los gimnasios con Spa de Metropolitan ofrecen una completa zona de aguas y relajación, con posibilidad de completar la experiencia con tratamientos punteros de belleza y wellness. El bienestar integral te espera en Club Metropolitan.