Refrescos azucarados, zumos envasados, postres elaborados, embutidos, salsas, etc. Existe una gran cantidad de productos que evidencian que el consumo de azúcar es algo intrínseco a nuestra alimentación diaria. Prácticamente todo lo que comemos o bebemos contiene un tanto por cierto de azúcares añadidos que, en algunos casos, se elevan a niveles cada vez más preocupantes para las instituciones y organizaciones dedicadas a la salud y a la nutrición.

A diferencia de años atrás, la sociedad cada vez es más consciente del perjuicio que genera el azúcar en nuestro organismo. Por esta razón, cada vez más las marcas de consumo están innovando y transformando sus productos con ingredientes que puedan, de alguna forma, sustituir el azúcar refinado.

Pero, ¿hay maneras de alimentarse de forma nutritiva y placentera renunciando al azúcar? La respuesta es sí, y muchas. Estas son 5 fórmulas que podrían ayudarte a eliminarlo por completo de tu dieta:

  • Prueba con otros edulcorantes: Es una de las técnicas más utilizadas, más accesibles y saludables que existen para olvidarse del azúcar. Ingredientes como estevia, canela, miel de cereales, aspartamo, sirope de arce o de agave son recursos nutritivos y ricos en minerales que pueden endulzar nuestros desayunos y postres de una forma deliciosa. 
     
  • Integra la fruta a tu alimentación diaria: Es otra forma de paliar el antojo de dulce de una forma sana y sabrosa. Frutas como el plátano, la pera, la piña o la fresa o verduras dulces como la calabaza o la remolacha pueden endulzar tus platos sin nada que envidiar al azúcar.
     
  • Cambia tus bebidas refrescantes: Las bebidas carbonatadas suelen introducirse en nuestra alimentación peligrosa y sutilmente debido a la forma de consumo, complementaria a nuestras comidas. Si las bebes de forma habitual, intenta alternarlas con otros productos como zumos de fruta naturales, tés, infusiones o saborizantes de agua, por ejemplo. Verás como poco a poco podrás reducir cada vez más su consumo, sustituyéndolos por bebidas más saludables.
     
  • Presta atención a lo que compras: Muchos de los productos que llaman la atención en el supermercado contienen en su envoltorio indicaciones como “sin azúcares añadidos” o “light”. Si te fijas en la composición podrás ver que estos productos, aunque no contengan una dosis extra de azúcar como otros, siguen teniendo una base importante de este ingrediente. Si quieres reducir el consumo de azúcar, intenta prescindir de estos productos o minimizar su consumo hacia algo esporádico.
     
  • Libérate del fastfood: Percibida de forma inocente para muchas personas, la comida rápida puede llegar a ser un verdadero problema si la incorporas en tu dieta con cierta frecuencia. Además de estar realizada con materia prima -en muchos casos- de baja calidad, contiene altos niveles de azúcares y grasas nada saludables para el organismo. Puede ser una tentación debido a su precio, rapidez de consumo y su goloso sabor, pero es conveniente no contar con ella en la medida de lo posible.

Al principio, eliminar por completo los azúcares de tu día a día puede requerir un poco de sacrificio y voluntad, dependiendo de cuánto azúcar consumas al día. ¡Pero lo puedes conseguir! Y cuando lo consigas y descubras sus beneficios, puedes estar seguro de que no querrás volver a tomarlo con regularidad.

Recuerda que en el servicio de nutrición y dietética de Metropolitan ponen a tu disposición un completo equipo profesional de nutricionistas especializados en el área clínica y deportiva para asesorarte y guiarte en tu alimentación de forma personalizada. Tanto si quieres reducir o eliminar el azúcar de tu dieta, como si quieres aprender a llevar unos hábitos saludables en tu alimentación, no dudes en solicitar más información sin compromiso en tu centro Metropolitan más cercano.