Ahora que la llegada del verano se ve cada vez más cerca, es el momento de atender las necesidades de tu cuerpo para que puedas verte y sentirte mejor que nunca. 

Si tu objetivo es conseguir una figura tonificada, esbelta y saludable, además de perder aquellos posibles kilos de más se puedan haber acumulado durante el invierno, integra estos consejos en tu rutina de entrenamiento y podrás ver los resultados antes del verano.

Una buena actitud es clave. Ideas claras, positivismo y fuerza de voluntad
En primer lugar, mantener una actitud positiva va a ser clave para conseguir tu objetivo. Si quieres ver mejoras en tu cuerpo antes de que llegue el calor, deberás tener una fuerte voluntad para lograrlo.
Cambiar los hábitos y adquirir una disciplina requiere determinación y enfoque, los cuales serán mucho más llevaderos con una actitud positiva y de automotivación. Por lo tanto, tu cambio físico debe empezar con un cambio mental.

Además, practicar ejercicio físico de forma regular es la vía más saludable para conseguir un cuerpo tonificado y definido. Para ello, será necesario que pongas toda tu fuerza de voluntad en seguir una rutina de entrenamientos con dedicación y sin excusas.

Cuida tu alimentación e hidratación
La forma más segura y de mayor éxito para tonificar tu cuerpo es combinar el ejercicio físico con unos hábitos de alimentación saludables.

Una forma óptima de preparar tu cuerpo para el verano es siguiendo una dieta lo más rica posible en agua y sales minerales. Por eso es fundamental que las frutas y las verduras estén siempre presentes en tus menús diarios, además de los hidratos de carbono, proteínas y grasas saludables. También es importante mantenerse bien hidratado y consumir entre dos y tres litros de agua a lo largo del día.

Combina tu dieta con el ejercicio
Empieza a moverte. Si aumentas el nivel de actividad física en tu vida, tu cuerpo tendrá que adaptarse para proporcionarle energía extra, que se obtiene de la grasa almacenada en el cuerpo.

Trata de hacer una actividad que bombee tu corazón (ejercicios de cardio) durante al menos 30 minutos 3-4 veces a la semana. Y combínala con otros ejercicios funcionales para tonificar la musculatura.
Y es que mover todo el cuerpo te aportará otros beneficios como por ejemplo la mejora del aparato cardiovascular y respiratorio, la absorción de glucosa de los músculos y prevendrá la acumulación de grasa en exceso.

Combina el cardio con la tonificación
Cuanto más sanos y fuertes tengas los músculos más calorías quemarás durante el ejercicio y en reposo. Para tener una musculatura perfecta, trata de hacer 8-12 repeticiones de ejercicios de fuerza o tonificación para los diferentes grupos musculares. Por ejemplo, puedes realizar ejercicios como flexiones, tríceps, sentadillas y planchas.

Mantén la concentración
El ritmo del día a día y el estrés pueden reducir drásticamente la cantidad de hormonas que ayudan a perder la grasa acumulada y a aumentar la recuperación muscular después del entrenamiento.

La respiración profunda y relajada, la práctica del yoga y la meditación son una buena manera de evitarlo y conseguir el bienestar integral. Los tratamientos de Spa también son una de las mejores formas de aliviar la tensión y relajar el cuerpo tras un ajetreado día o tras una intensa sesión de entrenamiento. En los centros Metropolitan encontrarás una amplia gama de tratamientos y circuitos Spa-Balneario con todos los servicios necesarios para lograr el tan preciado bienestar integra.

Recuerda que estos son consejos generales. Lo más conveniente es diseñar una rutina de entrenamiento y alimentación a medida en función de cada caso y objetivos. Nada mejor para poder alcanzar tus metas que ponerte en manos de un entrenador personal o de un dietista-nutricionista especializado para que te asesore de una forma personalizada y profesional. Si lo deseas, puedes acudir a tu centro Metropolitan más cercano y consultar por sus servicios sin ningún compromiso.