Si lo haces todo bien -alimentarte de forma equilibrada, descansar lo suficiente y controlar el estrés- y aun así te sientes fatigado, irritable y con falta de energía podrías estar deshidratado.

La deshidratación ocurre cuando el cuerpo no consume las cantidades necesarias de agua y líquidos para garantizar la salud y el buen funcionamiento del organismo. Por ello, seguir escatimando en la ingesta de agua puede tener efectos adversos para tu salud y bienestar.

Los expertos recomiendan consumir una media de 2 litros diarios de agua, la bebida más saludable e hidratante de todas, y otros líquidos como infusiones, zumos de fruta naturales, agua de coco, etc.  Sin embargo, cuando esto no ocurre y te sientes deshidratado puedes poner en práctica estos 3 tips para rehidratarte de forma rápida y saludable. 

  1. Añade una pizca de sal marina y un poco de zumo de limón a tu próximo vaso de agua. Ambos ingredientes están llenos de electrolitos y minerales que aceleran la hidratación y se convierten en una de las combinaciones perfectas para darle un plus de hidratación al cuerpo de forma natural y eficaz.
  2. Otra combinación sabia para una rehidratación segura y saludable es beber agua antes de realizar un movimiento. Los tejidos absorben más fluidos mientras trabajan que cuando se está sentado o quieto. Por ello, es conveniente ingerir el agua a sorbos, de forma paulatina y evitar hacerlo de golpe. A continuación, esperar unos 5-10 minutos para después realizar el movimiento deseado, como subir escaleras, caminar por casa o por la oficina, etc.
  3. Aunque pueda parecer sorprendente, la falta de sueño es una de las principales causas de la deshidratación. Según un estudio realizado por la Universidad Estatal de Pensilvania (Estados Unidos) publicado en la revista especializada Sleep Medicine, dormir seis horas o menos provoca una mayor probabilidad de deshidratación. La causa está relacionada con la forma en que el sistema hormonal del cuerpo regula la hidratación mientras dormimos, liberando una hormona llamada vasopresina que ayuda a regular el estado de hidratación corporal.

La deshidratación afecta negativamente a muchas de las funciones del cuerpo, incluidos la energía, el estado de ánimo y el rendimiento físico y mental. Es por ello que es fundamental mantenerse hidratado para gozar un buen estado de forma y salud. 

No olvides consumir agua y líquidos saludables de forma regular a lo largo del día, evitando hacerlo únicamente cuando se tiene sensación de sed. La sed solo indica que el organismo ya ha traspasado el límite y está parcialmente deshidratado.