El verano ya está aquí. Los días se alargan, las temperaturas suben y el cuerpo pide recetas frescas y ligeras con las que combatir el calor.

La alimentación en verano no es la misma que en invierno. Durante los meses más cálidos del año apetece comer alimentos frescos y ligeros que aporten una alimentación nutritiva, completa y saludable, dándole especial importancia a la hidratación.

Y como en cada estación, los productos alimenticios más saludables son los de temporada, más económicos y más saludables, pues se respeta su crecimiento de forma natural y contienen menos aditivos. Además, en verano podemos encontrar una gran variedad de frutas y verduras de temporada como el albaricoque, melocotón, calabacín, cereza, sandía, melón, higo, lechuga, tomate, berenjena, zanahoria o el pimiento.

El equipo de expertos en Nutrición y Dietética de Metropolitan te recomienda seguir una dieta rica en alimentos de temporada durante todo el año, especialmente en verano, cuando la variedad es más amplia, así como priorizar aquellos alimentos frescos ricos en vitaminas, minerales y agua, como las frutas y las verduras.

Para cuidar la línea y la salud durante los meses más cálidos del año, mientras te mantienes bien hidratado, toma nota de las siguientes
3 recetas frescas y saludables para este verano:

Ensalada de garbanzos con hierbabuena
Las legumbres son uno de los alimentos más versátiles que hay. Son ideales para preparar cremas, hummus o ensaladas veraniegas, frescas y saludables. 

Para ello, solo necesitas un bote de garbanzos ya cocidos, un par de zanahorias, un pimiento rojo y uno verde, un huevo duro, unos tomates cherry, una cebolla y un puñado de brotes verdes. Antes de nada, enjuaga con agua y escurre los garbanzos. A continuación, solo tienes que lavar todos los ingredientes y cortarlos en porciones pequeñas o dados. Los colocas en un bol, plato o ensaladera junto con los garbanzos y lo sazonas todo con un poco de aceite, vinagre, sal y un toque fresco de hierbabuena. Disfrutarás de una ensalada deliciosa y 100% saludable para el verano.

Gazpacho de fresas
Uno de los platos veraniegos por excelencia en nuestro país. El tradicional gazpacho es la comida perfecta cuando el calor acecha y es un plato muy saludable para el organismo. Contiene vitaminas A, E y C que refuerza el sistema inmune, además de un alto contenido en sales minerales y agua que ayuda a mantener la hidratación del cuerpo.

Hoy en día existen muchas variaciones del gazpacho, pues es una receta que admite la incorporación de numerosas frutas y verduras. Por ejemplo, el gazpacho de tomate y fresas es una de las variaciones más ricas y saludables para el verano, pues se incluye, además, una fruta de temporada como la fresa.

Para preparar esta receta solo tienes que limpiar bien los tomates y las fresas, eliminando los tallos y cortándolos a trozos. Por otro lado, corta la cebolla, el pepino, el pimiento y el ajo en porciones pequeñas. A continuación, añade todos los ingredientes a la batidora o licuadora, junto con 50ml de aceite de oliva y una cucharada de vinagre (al gusto), antes de triturarlo todo bien. El truco está en ir probando y añadir sal y pimienta al gusto y agua para conseguir un gazpacho de fresas más líquido.

Por último, a modo de presentación, puedes acompañar el gazpacho de fresas con trozos picaditos de pepino, tomate o fresa que le darán un toque crocanti y delicioso.

Endivias rellenas de manzana y aguacate
En esta receta fácil, fresca y saludable puedes utilizar las hojas de las endivias como base o “recipiente” para el relleno. Solo tienes que tener a mano un par de hojas de endivia por comensal, 1 manzana, un aguacate, 1 yogur natural, una cucharada de granos de granada y zumo de lima o limón natural.

Para empezar, selecciona las hojas más grandes de la endivia. Lávalas bien y déjalas escurrir unos minutos. Mientras, puedes pelar y picar los demás ingredientes en porciones pequeñas o dados y recuerda rociar la fruta con zumo de lima o limón a medida que las cortes. Por otro lado, bate el yogur natural para que quede bien líquido y añádele unas gotas de zumo de lima o limón natural. También puedes empezar a desgranar la granada y añadir los granos en una cuchara. Por último, rellena la hoja de endivia con manzana y aguacate, incorpora algunos granos de granada y reparte un par de cucharadas de la salsa de yogur. ¡Listo para servir!