El estrés es un denominador común en una gran parte de la sociedad occidental. Cumplir con las exigencias y los requisitos de la vida profesional, lidiando con la familiar y social es una tarea ardua que, en muchas ocasiones, significa estar sometido a altos niveles de presión. Esto se traduce en una carga de trabajo y una acumulación de tensión que estresa nuestro sistema nervioso central y que impide, a muchas personas, hacer todo aquello que deben hacer de una forma más pausada.

Para aliviar el estrés existen muchas técnicas que van desde métodos de medicina tradicional ancestral, pasando por terapias de relajación muscular y mental, hasta realizar cambios de hábitos en el estilo de vida que ayuden a vivir de forma más calmada.

Durante siglos, médicos y terapeutas -especialmente en Oriente- han investigado sobre la relación entre el estrés, la fatiga y otras dolencias con algunos puntos del cuerpo en los que se concentra el dolor. Estudios realizados por expertos en fisiología humana han determinado que ejercer presión en áreas concretas del cuerpo puede ayudar a regular meridianos, que se encargan de administrar la energía por el organismo y que en ocasiones se encuentran bloqueados. Si a través de esta práctica de presión sobre el cuerpo conseguimos desbloquearlos, la energía vuelve a fluir en el momento en que las endorfinas, las llamadas “hormonas de la felicidad”, son segregadas y liberadas por nuestro cerebro.

Hoy te ofrecemos una guía para que puedas explorar estas técnicas de presión y detectes cuáles son aquellas áreas musculares donde el foco de presión y dolor se concentra:

  • Cabeza: El estrés muchas veces se traduce en dolores de cabeza que van desde jaquecas puntuales hasta molestias que perduran en el tiempo.
    En la parte frontal de la cabeza (cara y frente) se encuentran puntos de energía que se originan en el cerebro y se desplazan por toda la cara. Uno de ellos es el punto llamado “tercer ojo”, situado entre las dos cejas, justo encima de la nariz. Aplicando presión en este punto puede ayudar a mejorar el riego sanguíneo, la concentración mental y estimular la visión, e incluso se puede utilizar para apaciguar los signos del estrés en la piel, como las bolsas o las ojeras. Los dos métodos más comunes para realizar la presión son, o bien apretando suavemente el punto durante 60 segundos, o bien con el mismo dedo, hacer un movimiento circular en la zona.
     
  • Cuello: Situado en la parte posterior de la cabeza, entre la oreja y la columna vertebral, se encuentra otro punto de dolor muy común, originado normalmente por adoptar malas posturas corporales. Tener dolencias en esta zona puede desencadenar problemas de fatiga, migraña e incluso dificultades en la visión. La aplicación de presión en este punto debe realizarse uniendo las dos manos con las palmas apoyadas en parte trasera de la cabeza, mientras con los dos pulgares se ejerce presión de forma que la musculatura de la zona se estire y relaje.
     
  • • Rodilla: En la medicina tradicional china existe un punto llamado Zu San Li, también conocido como “punto de la longevidad” o “punto de las cien enfermedades”, que se encuentra unos 10 centímetros por debajo de la rodilla. Se puede localizar cubriendo la zona con la palma de la mano y apretando los dedos meñiques y anular, hasta localizar un pequeño punto hundido entre el peroné y la tibia. La estimulación de este punto se ha utilizado tradicionalmente para tratar el estrés y la fatiga, así como para tratar dolencias digestivas e intestinales.


Aunque es necesario tener en cuenta que no todas estas técnicas están comprobadas por la medicina contemporánea, los tratamientos de los puntos de dolor para aliviar el estrés, la fatiga y otras dolencias se llevan practicando por especialistas en medicina desde hace siglos y han sido transmitidos de generación en generación.

Recuerda que en tu centro Metropolitan encontrarás todo lo que necesitas para mantener en forma tu cuerpo y mente y, así, trabajar el bienestar integral. ¡Visita su página web y descubre todo lo que Metropolitan te puede ofrecer!