Por lo general solo acudimos al fisioterapeuta cuando ya no queda más remedio; cuando tenemos una lesión o un dolor que nos limita. Es cierto que la fisioterapia permite acortar el tiempo de dolencia y de recuperación de cualquier lesión, con el fin de que estas no empeoren o se cronifiquen. Pero también acudir al fisioterapeuta sirve de prevención, ayuda a corregir posturas y hasta entrenar mejor.

En la actualidad, en general, todavia existe un gran desconocimiento sobre los beneficios que la fisioterapia aporta en la salud muscular. Los deportistas son el grupo que más recurre al especialista para prevenir y tratar lesiones. Sin embargo es importante conocer todos los beneficios que esta aporta sin necesidad de estar con una dolencia.

  1. Más calidad de vida y bienestar

    La fisioterapia además de recuperar o tratar una patología; ayuda a mejorar la calidad de vida. Nuestro equipo de fisioterapeutas realizarán una exploración física completa para valorar tu estado de salud y pueden indicarte cómo llevar un estilo de vida más activo, prevenir lesiones y a tener una mayor calidad de vida. Además de ayudar con ejercicios de fortalecimiento, habilidades, técnicas y correcciones posturales para que complemente lo que se va haciendo en las sesiones de tratamiento.

    Acudir con frecuencia a fisioterapia te ayuda a trabajar de una forma consciente tu cuerpo, tus posibles lesiones, tus puntos débiles y fuertes. Esto favorecerá a que te encuentres mejor y a lesionarte (o tener dolor) con menos asiduidad.
     
  2. Mejor prevenir que curar

    Uno de los pilares principales de la fisioterapia es la prevención, evitando posibles lesiones, ya sean deportivas, laborales o realizando actividades del día a día. Además de guiarte para evitar recaídas e indicar pautas para modificar la actividad o movimiento que ocasionó la lesión o el dolor.

    Una cita a tiempo permite detectar patologías antes de que se conviertan en un problema, es por ello que un abordaje anticipado es fundamental para tratar adecuadamente ciertas afecciones.
     
  3. Mucho más que un masaje

    La fisioterapia va mucho más allá de los masajes. Pues contempla numerosas técnicas. En todos los clubes contamos con múltiples técnicas y tratamientos amplios y prometedores. Hallar el correcto dependerá de la lesión y de la respuesta de cada cuerpo. Serán en este caso los fisioterapeutas los que decidirán si centrarse en kinesioterapia, estiramientos, electroterapia, punción seca, fibrólisis diacutánea (ganchos), etc.

    Pero, sin lugar a duda, no todo depende de la fisioterapia sino que, la parte más importante del tratamiento para conseguir los objetivos es la implicación activa del paciente, siguiendo los consejos y recomendaciones y realizando los ejercicios pautados.

Desmintiendo mitos y creencias populares

Puede que la fisioterapia deportiva sea la parte más visible de la disciplina, sin embargo hay otras prácticas en las que su aplicación es esencial. Por ejemplo en el campo de la traumatología: tratamiento de esguinces, contracturas, etc y otras más desconocidas, pero tanto o más relevantes, como su práctica en neurología o pediatría como cólicos del lactante, en las disfunciones del suelo pélvico o en su preparación para el parto; en el postparto etc.

Hoy en día la figura del fisioterapeuta es una figura más dentro del organigrama sanitario, lo que es erróneo pensar que este está solamente para realizar masajes o fortalecer músculos y articulaciones.

Otra idea errónea, corresponde a que los tratamientos son efectivos solo si duelen. Esto no significa que algunos tratamientos fisioterapéuticos no provoquen dolor, sino que los profesionales no deben utilizarlo como medida de la intensidad de la sesión.