Exceso de confianza, falta de precaución, postura incorrecta…son algunas de las razones por las que podemos lesionarnos cuando entrenamos en nuestro centro deportivo. Hoy, queremos darte 10 sencillas pautas para que evites lesiones cuando realizas ejercicio físico. ¿Preparad@?

1. Equipamiento: utiliza unas deportivas que se ajusten a tu pisada y a la actividad que vas a realizar

Parece obvio, pero lo cierto es que muchos de nosotros compramos nuestro equipamiento deportivo sin tener demasiado en cuenta dos aspectos fundamentales: nuestra pisada y la actividad deportiva que vamos a realizar. Adquirir unas deportivas que se ajusten a estos dos parámetros permitirá que entrenemos con más comodidad y seguridad.

2. Calentamiento: adáptalo a los grupos musculares que vayas a trabajar

Antes de iniciar el entrenamiento debemos calentar e ir adaptando nuestro cuerpo al movimiento. En primer lugar, trabajaremos la movilidad articular. El objetivo: buscar amplitud en los movimientos de las diferentes articulaciones del cuerpo que van a intervenir en el ejercicio que realizaremos posteriormente. Para terminar el calentamiento, podemos subir a la elíptica, la bicicleta o la cinta durante unos minutos.

3. Entrenamiento: ajusta la intensidad a tu forma física

Evita el sobre-entrenamiento, no te fuerces. Ajusta la intensidad a tu forma física y ve adaptando tu tabla de ejercicio físico a tu evolución personal, de manera progresiva. Puedes consultar con un entrenador/a personal si tienes dudas sobre la intensidad en tus entrenamientos.

4. Estiramiento: realiza un correcto estiramiento antes y después de cada sesión

Es fundamental que preparemos nuestras articulaciones y nuestros músculos tanto antes del ejercicio físico como después. Tras finalizar cada sesión deportiva debemos asegurarnos de eliminar las posibles tensiones que se generan en nuestros músculos después del esfuerzo realizado.

5. Técnica: comprueba con un técnico de fitness que la ejecución de cada ejercicio es correcta.

La postura corporal en cada ejercicio, la forma en la que nos sentamos en la máquina, el modo en que cogemos las mancuernas…La técnica es esencial para que el ejercicio tenga el efecto deseado y, sobre todo, para que evitemos posibles lesiones. Pide ayuda a un técnic@ de fitness, ell@s te resolverán cualquier duda técnica.

6. Seguridad: cumple con las normas de seguridad

Fíjate que la sujeción de los discos añadidos a la barra está bien puesta, no dejes el material utilizado en medio de la sala…Trata de velar por tu seguridad y por la de los demás soci@s del Club.

7. Descanso: duerme lo suficiente y alterna las zonas del cuerpo que trabajas

Nuestros entrenadores personales recomiendan planificar una buena combinación de ejercicios de un día a otro así como respetar los tiempo de descanso con cada grupo muscular trabajado. Además, te recordamos que debes dormir lo suficiente para poder rendir al máximo en cada entrenamiento.

8. Estado físico: presta atención a las señales que manda tu cuerpo

Presta atención a las señales del cuerpo. Si un día te encuentras especialmente cansad@ o tienes un dolor persistente, es mejor dejar el entreno para otro momento y consultar con un especialista médico en caso de una molestia que no termina de irse.

9. Concentración: evita las distracciones

Concéntrate al máximo durante la actividad física. No te distraigas observando lo que pasa a tu alrededor. Pon tu foco de atención en el ejercicio que estás haciendo, controla que la técnica es adecuada y, al mismo tiempo, disfruta de tu entrenamiento.

10. Alimentación e hidratación: sigue una dieta equilibrada y mantente hidratad@

Por último, pero no menos importante, sigue una dieta equilibrada y bebe al menos dos litros de agua diarios. Una buena alimentación y una buena hidratación fortalecen nuestras defensas y nos aportan más vitalidad.

Evita lesiones, entrena sin riesgos y de forma eficiente. Are you ready, Metropolitan?