Ahora que se ha instalado el buen tiempo y empezamos a intuir la llegada del verano, nos asalta una necesidad recurrente: ¿qué puedo hacer para adelgazar? En este artículo reunimos 10 tips −5 ejercicios y 5 rutinas alimenticias− para lograr el tipo deseado y hacerlo, además, de manera saludable, porque conservar la salud es más importante que tener una figura definida.

5 EJERCICIOS

Power Yoga. Esta versión del yoga implica a varios grupos musculares, los cuales trabajan a una mayor intensidad. Se trata de una actividad que tiene implicación cardiorrespiratoria de un nivel medio-bajo, así como una acción muscular moderada. Este ejercicio puede funcionar como complemento de otras rutinas –dentro de un plan de entrenamiento semanal–, pues se trabajar de manera integral sin llegar al límite de nuestro cuerpo. ¿Y cómo se dividen las sesiones de Power yoga? En clases de 50 minutos, con un descanso de 10 minutos al finalizar.

Elíptica. Los expertos consideran que se trata de un ejercicio con exigencia cardiorrespiratoria moderada, perfecta para rutinas largas y niveles de iniciación. El trabajo en elíptica ayuda a quemar grasas mientras que protegemos las articulaciones del excesivo desgaste que se produce al correr, pues en esta máquina no existe el impacto que se produce sobre el asfalto.

Step. Subir escalones sirve para trabajar contra la gravedad y conseguir más fuerza y energía en la parte inferior del cuerpo, a la vez que sube el ritmo cardíaco. Al tratarse de una actividad aeróbica y con cierta activación muscular, requiere de amplios esfuerzos para alcanzar gastos significativos. En ese sentido, recomendamos una rutina de al menos una hora, con los primeros 15 minutos a un ritmo alto y el resto del tiempo combinando intensidades.

Bici estática. Este ejercicio aeróbico hemos de ejecutarlo a un ritmo, una cadencia y una resistencia adecuados para estimular el sistema cardiorrespiratorio. Se trata de una rutina perfecta para deportistas principiantes, pues evita el impacto en las articulaciones por el sobrepeso y con energía termina siendo un ‘quemagrasas’ efectivo, que a fin de cuentas es el propósito que planteamos aquí. Lo ideal es hacerlo durante 40 minutos a 23km/h, intercalando intervalos de poca y mucha intensidad.

Comba. Consiste en un ejercicio intenso que además sirve para mejorar la coordinación, por lo que quemamos grasas y ponemos nuestra estabilidad a punto. No obstante, quien tenga algo de sobrepeso debe completarlo con precaución, porque cuanto más peso, más sufren las articulaciones al caer y saltar. ¿Y cómo podemos hacerlo? Un minuto de saltos y descanso hasta recuperar el aliento. Podemos repetirlo hasta seis veces.

5 RUTINAS

Consume alimentos frescos. Si tienes la opción de incluir alimentos frescos en tu dieta, hazlo. Normalmente, la comida precocinada suele tener más grasas y más aditivos que los alimentos que podamos adquirir en el mercado. Evitemos las grasas innecesarias ya desde la misma cocina.

Come despacio y mastica bien. El proceso de alimentarse es tan importante como la comida que ingerimos. Una de las claves para dejar de engordar y entrar en una dinámica de alimentación positiva consiste en no esperar a saciarnos en cada comida, ya que esto indica que nos hemos pasado comiendo. Comer despacio y masticando bien ayuda a que nuestro estómago procese la información de que está lleno y nuestro cerebro diga: “Ya estoy saciado”. En este caso, además, nuestra digestión será más ligera.

No te saltes comidas. El hecho de suprimir comidas solo sirve para que en la siguiente tengamos más hambre, por lo que será una buena excusa para que el día termine en atracón. Es mejor hacer más comidas con menos consumo nutritivo que pocas comidas en las que superamos el límite de nuestra capacidad.

Nada de dietas milagro. A veces la prisa puede con nosotros y terminamos entrando en dietas que no sirven absolutamente nada. De hecho, consultar dietas por internet puede llegar a ser un tanto peligroso, pues a red acumula rumores que en muchos casos no han sido contrastados con expertos y profesionales. Las dietas milagro pueden devenir en desórdenes alimentarios que, lejos de mejorar nuestra salud, terminarán por hacer el efecto contrario.

Márcate objetivos y ten paciencia. Antes de iniciar una dieta, márcate objetivos que puedas cumplir. Los plazos realistas suelen ayudar de cara a la báscula. Los expertos aconsejan no perder más de un kilogramo de peso por semana para realizar un adelgazamiento de manera saludable.