Saltarse el calentamiento previo a una sesión de entrenamiento físico por varias razones, porque pueda parecer aburrido, innecesario o simplemente una pérdida de tiempo, puede tener consecuencias en nuestra salud física. Si los grupos musculares del cuerpo no se calientan previamente y se preparan para iniciar un entrenamiento, se pueden producir lesiones musculares de diversa gravedad.

Y es que el calentamiento es una de las partes más importantes e indispensables del ejercicio físico. Durante la ejecución de tu entrenamiento habitual participan muchas zonas musculares del cuerpo y es importante ejercitarlos muy bien y ponerlos a punto antes de empezar. 

El calentamiento general se divide entre ejercicios de movilidad articular y ejercicios dinámicos. Los primeros ayudan a preparar las articulaciones y los músculos para la sesión posterior de entrenamiento, y los segundos activan todo el cuerpo incrementando el ritmo cardíaco.

Algunos ejercicios articulares que pueden formar parte del calentamiento previo a un entrenamiento son:

• Afirmación y negación con el cuello: Para calentar los músculos del cuello, nada mejor que decir que sí y que no con la cabeza. Realiza el gesto de negación y afirmación con suavidad.

• Semiflexión: Con las piernas separadas y las manos en la cintura, gira la espalda hacia la derecha y después hacia la izquierda. Es importante que tus piernas se queden quietas.

• Volteo de tobillos: Con el pie en punta, levantado en el aire o apoyado en el suelo, rota la articulación hacia la izquierda y hacia la derecha. Lo ideal es hacer este desplazamiento 30 segundos para cada lado.

• Movimiento de rodillas: Con los pies y las rodillas juntas y un poco flexionadas, realiza un movimiento de adelante hacia atrás. Para que te resulte más cómodo puedes apoyar las manos en los muslos o en las rodillas.

• Redondea con la cadera: Con las manos en la cintura, rota la cadera de un lado a otro, como si estuvieras dando vueltas a un hula hoop. Basta con 30 segundos en cada dirección para activar la zona antes de tu entrenamiento. 

Una vez realizados los ejercicios de movilidad articular, puedes continuar con los ejercicios de estilo dinámico como segunda y última fase de calentamiento antes del entrenamiento:

• Sentadillas: De pie, separa las piernas a la altura de tus hombros y flexiona las rodillas con la espalda recta hasta hacer media sentadilla, es importante que no bajes más.

• Marcha: Con los brazos en la cintura y la espalda recta, levanta una pierna hacia delante, flexionando la pierna, simulando que el muslo toca el pecho y luego bájala despacio. Alterna ambas piernas.

• Talones al glúteo: Se trata correr trotando y elevando los talones hacia el glúteo.

• Corre hacia atrás: Correr despacio y de espaldas es un perfecto ejercicio de calentamiento muscular.

• Salta abriendo y cerrando las piernas: De pie, con los brazos y piernas juntas, da un salto abriendo los brazos en cruz y las piernas a la altura de los hombros.

Recuerda que calentar antes de entrenar es básico para evitar lesiones y optimizar tus rutinas de entrenamiento. Es posible que al realizar estos ejercicios te surjan dudas sobre cómo hacerlos o cómo adaptarlos a ti. Por ello, la mejor recomendación es que solventes todas tus dudas con un especialista en fitness. En los centros Metropolitan cuentan con un amplio equipo de técnicos y entrenadores personales con amplia trayectoria profesional que podrán asesorarte sin ningún tipo de compromiso. Ellos te ayudarán y guiarán y, además, podrán diseñarte ejercicios a medida acorde a tus necesidades y objetivos. Descubre más en la web de Metropolitan.