Si esos días parecen los más complicados para mantener la regularidad en nuestra actividad física no es por falta de accesibilidad a espacios donde practicar deporte, sino por una cuestión de prioridades -y por qué negarlo-, en muchos casos, de pereza.

Vacaciones, relax, playa, comidas frente al mar… Después de haber trabajado con disciplina y constancia durante todo el año para conseguir y/o mantener un buen estado de forma y salud física, las tentaciones para escaparnos de nuestra rutina habitual son más frecuentes en verano. Ciertamente no es para menos, pues todo el mundo está más predispuesto a hacer planes con el clima veraniego. Y si además le sumamos el calor que muchos días puede ser bochornoso durante esta época del año, hay más probabilidades de dejarse llevar por los excesos en la alimentación, u olvidarse de seguir haciendo deporte en verano tal y como lo hacemos el resto del año.

Lo fundamental es mantener siempre bien alta la motivación. Para ello es siempre positivo hacer el ejercicio mental de recordar los momentos en los que has ido a entrenar con un frío ártico; o cuando llegaste a casa agotado/a después de un duro día y aun así entrenaste; o piensa en esos días en los que cumpliste con tu dieta para llegar a tu objetivo aún cuando te apetecía comer cualquier otra cosa menos aquello. ¿Verdad que sería una lástima echar a perder las ganancias cosechadas por unos meses de descuido? A continuación, te seguimos proporcionando algunos tips para convencerte de que, sin duda, seguir entrenando y comiendo saludable en verano tiene una recompensa tan inmediata como venidera:

Alternativas a tu rutina habitual

Siempre es positivo experimentar nuevas variaciones en el tipo de actividad o forma de entrenar. Una buena opción puede ser les actividades al aire libre. En Metropolitan puedes encontrar un gran abanico de master clases y sesiones especiales outdoor de actividades dirigidas como Cross Swim, Cross Met, Aquagym, Yoga, Zumba o Pilates; así como carreras grupales en bici de carretera y montaña, además de talleres de cocina saludable para que comer sano en verano no sea otra cosa que un placer.

Planifica tus objetivos

Tómatelo como una pretemporada. Muchos deportes de equipo son un buen ejemplo del planteamiento que debes seguir para optimizar tu rendimiento. Su temporada empieza hacia el fin del verano y termina al inicio del siguiente. Sin embargo, sólo están algunas semanas inactivos ya que el resto lo dedican a la pretemporada. Si lo hacen así no es por otra razón que la de mantener y preparar el físico (y la mente) para los siguientes meses. Compitas o no a nivel profesional, el funcionamiento básico del cuerpo es el mismo para todo el mundo: dar un descanso al cuerpo es no sólo recomendable sino necesario. Pero si estás muchas semanas inactivo/a, la pérdida de resultados y las dificultades para recuperarte físicamente serán una realidad manifiesta.

Si viajas, aprovecha los espacios que tengas a tu alcance

En muchos casos el abandono de la actividad deportiva viene acompañada de un empobrecimiento de la alimentación, e incluso del mal descanso. Esta tendencia lleva a muchas personas a fracasar repetidamente a la hora de lograr sus objetivos, al pensar que si no está entrenando no tiene sentido comer saludable o viceversa. Caer en esta dinámica sedentaria es muy fácil de evitar: hacer ejercicio donde puedas, en el hotel o apartamento, en la casa o en la playa. Por ejemplo, puedes optar por hacer entre 15 y 20 min diarios con ejercicios básicos como sentadillas, dominadas, flexiones, abdominales o zancadas. Esta breve rutina supone un esfuerzo mínimo pero una gran recompensa. ¡Compruébalo por ti mismo/a!

Si tienes cualquier duda o deseas orientarte para no perder tu estado de forma este verano, el equipo de Metropolitan estará encantado de asesorarte. Infórmate de todo en tu centro Metropolitan más cercano o consulta su página web.